/ / Poemas  

 

 

 

 

Ivitación al amor

 

Manuel Gutiérrez Nájera

 

 

 

 

       

 

 

 

 

   

 

¿Por qué, señora, con severa mano
Cerráis el camarín de los amores,
Si hay notas de cristal en el piano
Y en los jarrones de alabastro flores?

¿Por qué cerrar la habitación secreta
Y atar las rojas alas del deseo
A la hora misteriosa en que Julieta
Oyó crujir la escala de Romeo?

¿Habré sido tal vez en vuestra vida
Rápida exhalación, perfume vago,
Sombra de un ave que en veloz huida
Se desvanece sin rugar el lago?

¿Nada os habló de nuestro amor perdido
Ni el lirio azul ni la camelia roja,
Ni la fuente de mármol esculpido
Que vuestras verdes parietarias moja?

¿Nada os habló de mí? Ni los carmines
Que os salen, si me veis, a la mejilla,
Ni vuestra alcoba azul, ni los cojines
Que dibujan, hundidos, mi rodilla ?

¿No oía la voz del viento que se estrella
De vuestra reja en los calados bronces?
Muy negra está la noche... como aquella
y desierta la calle... como entonces.

¡Ah! Vuestro labio sin piedad mentía,
No ha muerto aún nuestra pasión, señora;
No cantan las alondras todavía,
Ni se estremece en el cristal la aurora.

Vano temor, escrúpulo cobarde,
Nuestras almas desune y nos aleja.
Dejad me, pues, que silencioso aguarde
Y que os vele de pie junto a la reja.

Permitid que tenaz y enamorado
Contemple vuestro cuerpo de sultana
Y admire por sombra recatado
Vuestro cutis de tersa porcelana.

Dejadme ver, inquietas y curiosas,
Vuestras pupilas a través del velo,
Y que me hablen de amor como a las rosas
Les hablan las estrellas desde el cielo.

No, no es verdad que nuestro amor ha muerto,
Por más que la borrasca nos desuna.
El niño vive aún, está despierto
Y nos tiende los brazos en la cuna.

Todo cual antes en la quieta alcoba
Mi vuelta aguarda y esperando queda:
Desde la obscura puerta de caoba
Hasta el sitial de purpurina seda.

Todo os habla de mí: la tersa fuente,
Los cortinajes blancos y rojizos,
Hasta el peine de nácar transparente
Que detiene en la nuca vuestros rizos.

Todo secretas pláticas entabla
Y cuenta nuestras citas amorosas.
Todo, señora, de mi amor os habla
Con la muda elocuencia de las cosas.

Es inútil huir; la noche cierra;
Tiende la sombra su callado velo;
Los pájaros se juntan en la tierra
Los astros se buscan en el cielo.

¿Por qué luchar cuando el amor suave
Cantan los nidos y la estrella helada,
Si tenéis, al andar, algo de ave
Y mucho de lucero en la mirada?

El parque humedecido por las lluvias,
El agua que aromó vuestros cabellos,
Las brisas frescas y las hebras rubias
Que tiemblan de pasión en vuestro cuello.

Todo, perfume, claridad o nido,
Os habla de mi amor y nos alienta,
Hasta las cintas del corsé ceñido
Que mis esquelas de pasión calienta.

Todo me aguarda aún: la muelle alfombra,
La puerta franca, el cortinaje espeso;
En un rincón del canapé, la sombra,
Y en vuestros labios de carmín, el beso.

No queráis resistir; los sueños míos
Conocen vuestros íntimos pesares,
Y vos venís a mí como los ríos
Corren a confundirse con los mares.

¿Por qué la soledad en torno vuestro?
¿Por qué dejar el comenzado viaje?
¿Por qué la pena y el color siniestro,
De vuestro negro y ondulante traje?

Todo para ayudaros se conjura:
Las ondas melancólicas suspiran...
Los niños duermen y los astros miran.

 

 

Invitación al amor / Manuel Gutiérrez Nájera, México.

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 


 

Correo-E:

venamimundo@venamimundo.com

 

 


Volver a la Página de
Gutiérrez Nájera

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2014 / Derechos Reservados.