Ven a mi mundo

 

Grandes Personajes

 

 

Sandro Botticelli

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

Artista y gran maestro de la pintura. Creador de un estilo muy propio que le haría

famoso por sus bellos cuadros donde muestra una gracia y técnica especial.

Retratista que deja ver en sus obras la finura y belleza de sus obras. Un verdadero

genio de la pintura como lo fue Sandro Botticelli.

 

 

 

 

Hoy, el último de la serie

 

Hoy nos toca repasar algunas páginas, anécdotas, hechos y eventos en la vida de un músico francés que de seguro usted ya ha de conocer. Se trata de Georges Bizet, ese gran compositor que nos diera, entre una de sus grandes obras, esa magnífica pieza operística que es Carmen y su toreador.

 

Terminamos, así pues, la serie de la “B”, con lo que la próxima semana ya estaremos entrando con la tercera letra del alfabeto. Hoy nos tocará conocer algo de un gran músico del que sacaremos importantes temas a relucir. Temas interesantes, tanto de su obra como de su vida y genio personal.

 

 

Artistas y personajes

 

Qué agradable es volver estar nuevamente con ustedes y poder comunicarme en un tono de simple amistad y transmisión de conocimientos. El poder estar con ustedes me hace sentir un portador y enlace entre cultura y sociedad. Es como si de pronto nos viésemos en alguna exposición o centro cultural, estuviéramos frente a una misma obra y de pronto salieran de nuestros labios comentarios comunes.

 

El poder entablar un diálogo con ustedes (yo, como escritor, y usted, como lector) me hace feliz al poder hablar (escribir) sobre algunos, de los que yo considero, grandes personajes de la historia, la mayoría de ellos artistas, músicos, pintores, escritores, poetas, estadistas, científicos y otras cosas más, quienes han dado lo mejor de sí, cada uno en su respectivo campo, en bien de la humanidad.

 

 

Esta semana

 

Esta semana tocaremos un tema interesante: la pintura. Un tópico atrayente que nos permite acercarnos más a la belleza y contemplar desde adentro todo lo bello que hay en el sentimiento e inspiración de un hombre que plasma su muy interno sentir sobre sus lienzos de artista.

 

 

Botticelli será el primero de esta serie de grandes artistas de la pintura que hoy tocaremos. Será un invitado especial, que nos hablará, a su modo, sobre su obra, su vida, sus deseos y su talento de gran genio. Un Botticelli diferente al que algunos habrán conocido, pero un Botticelli lleno completamente de ese gran espíritu y sensibilidad para el arte y la pintura.

 

 

Sandro Botticelli

 

Sandro di Mariano Filipepi Botticelli, artista italiano nacido en Florencia. Este fue el verdadero nombre de este gran pintor italiano nacido allá por el año de 1444. Un verdadero artista con gran sensibilidad como muy pocos ha habido en la humanidad. Un excelente genio de la pintura que nos diera grandes obras como El Nacimiento de Venus, La Adoración de los Magos, alegoría de La Primavera, La Asunción de la Virgen, así como de varias Madonas y otras obras sumamente conocidas y de gran valor.

 

Poco se conoce acerca de la vida de Botticelli. Se conoce, eso sí, mucho de su obra. Pero, lo que pudiéramos llamar notas biográficas, es poco. Se dice, sin embargo, que Sandro era un hombre “amable y alegre”. Algunos lo llamarían “medio loco”, lo que pudiéramos llamar, para no confundir la connotación de los términos, como un hombre “humorista”, que siempre andaba alegre y de buen humor. (Alegre, en el buen sentido da la palabra).

 

 

Los primeros años

 

Vasari, uno de sus biógrafos, escribe que Botticelli, en su infancia, estudió en casa de un orfebre. Su padre no quería que, Sandro, su hijo, siguiese esa carrera de artista. Lo consideraba como una extravagancia. De hecho, el propio Sandro se consideraba y se veía a sí mismo como un extravagante, pero con toda un alma de artista.

 

Una de sus maestras de pintura fue una monja de nombre Lucrecia Buti, una mujer que tuviera fama de bella y que le enseñara gran parte del arte a Botticelli. Por otro lado, también se sabe, que desde muy pronto Botticelli empezó a ganar grandes fortunas con su pintura, siendo, además, protegido de Lorenzo el Magnífico.

 

 

Botticelli, el artista

 

Considerado como el consentido de los críticos románticos, Sandro Botticelli era un entregado al arte de la pintura. Algunos le conocían como "el Botticelli", otros más le llamaban el “gran Sandro”. Cuando niño, sus amigos, para hacerle enojar, o simplemente para sofocar o molestarle le decían “Eh, Mariano...!”. Cosas de niños, cosas de la vida.

 

La verdad es que los pintores de la antigüedad veían a Botticelli como el artista más profundo, y a la vez más limpio de sus tiempos. Era el niño mimado para ellos. Esto continuaría durante años, hasta que el precio de la fama y el destino derrumbara a su propio Dios.

 

 

Carácter, obra y genio

 

Botticelli, no cabe duda, fe grande. De ahí sus bellas y apreciadas obras. Algunos le consideraban un "neurasténico". Palabra fuera de todo sentido, si consideramos que, la mayoría de las veces, los neurasténicos son los críticos mismos, aunque alguien por ahí se ría. Botticelli es, y sigue siendo, una de las máximas figuras de la pintura y así se debe de tomar.

 

Célebre entre los célebres, destacado entre los excelsos, Botticelli puso en su obra todo su sentimiento de arista y hombre de inspiración. Sandro Botticelli no necesitaba precisamente de síntomas de locura para ser un gran genio entre los grandes. No necesitaba, como sucede en gran parte y en gran medida hoy en día, de la mariguana, las drogas o el alcohol, como para producir verdaderas obras. Sus cuadros le nacían del alma, era un artista.

 

 

Botticelli: sus principales obras

 

Dentro de las grandes obras de Sandro Filipepi Botticelli está “La Primavera”. Una estupenda obra que muestra toda la genialidad de este gran artista. Un pintor que tuviera como maestro a un fino paisajista, Fra Filippo Lippi. Un excelente maestro que diera algunos toques a este nuestro personaje Sandro Botticelli.

 

Y hablando de sus rasgos y copias, habrá que mencionar que la influencia de Fra Filippo fue mucha. En los primeros cuadros de Botticelli se deja ver la influencia de su maestro. Así, en sus primeras obras, tales como “La Madona” y “La Adoración de los Reyes Magos”, aún no se aprecia con detalle la personalidad propia de Botticelli.

 

Claro, muy pronto afloraría su gran personalidad que sobrepasaría con mucho a la de su maestro. De este modo ya no se verían las famosas vírgenes de rostro tímido y cara suave del mismo tono. Muy pronto sus cuadros mostrarían otro aspecto y otra dimensión. Botticelli se convertía ya en el más destacado pintor de su época.

 

 

Otras influencias

 

Botticelli tuvo también otras influencias. Destacan entre éstas la de Antonio Pollajuolo y la del gran Donatello. Es obvio y natural que entre artistas que vivían dentro de un mismo ambiente, había influencias entre ellos mismos. Unos tomaban de los otros, los otros tomaban de los unos. Así, Botticcelli también tomaría de Signorello, Verrochio y Veneziano, como éstos, a su vez, tomarían de Sandro Botticelli.

 

 

Su vida y sus obras

 

Sandro vivía en Florencia. Había, como lo hay en todas partes, y lo sigue habiendo ahora, un sinnúmero de envidias, intrigas, chismes y conspiraciones. Florencia no estaba al margen de la guerra. Y mientras la lucha seguía, el arte se acrecentaba. Botticelli estaba entregado al arte, y la pintura era su fuerte.

 

La situación no le importaba mucho a Sandro. Creía en lo suyo y a eso se dedicaba. Sus obras están llenas de belleza, como si éstas fueran poesía. Sus pinturas eran, por decirlo así, algo más que sublimes. Eran todo un arte que nacía del alma. Un alma llena de vida que era transmitida a los demás por medio del sentido y de la vista.

 

 

Botticelli: sus cuadros

 

Hay tanto que mencionar en la obra de Botticelli, que me limitaré a mencionar las que yo considero las principales pinturas de este gran genio. Primeramente estarán “La Madonna” y “La Adoración de Los Reyes Magos”, ambos cuadros en el Museo del Louvre. De ahí, que si tiene la oportunidad de ir a París no deje de visitar este gran museo y admirar la obra pictórica de este gran artista. Luego estará uno de los cuadros más cotizados de este gran pintor: “La Primavera”, una alegoría a esta estación y época del año que solo pudo ser visualizada por este gran genio. Considerada la obra maestra de Botticelli, su original se encuentra en la Galería de los Uffizi, en Florencia.

 

Una vez más, si gusta viajar, tiene dinero y puede hacerlo, vaya a Italia, diríjase a Florencia y entre a esta Galería de los Ufizzi. Vea y admire detenidamente este precioso cuadro de “La Primavera”. Una pintura que muestra varios personajes, entre ellos, un grupo de tres graciosas figuras femeninas, situadas a la izquierda. En el suelo se aprecian diversas flores silvestres y un cielo cubierto de árboles frutales compone el fondo. Un cuadro bello que presenta, además una figura al femenina al centro con un pequeño ángel sobre su cabeza. A la derecha, varias figuras con aire elegante, ingenuo y sospechoso completan el cuadro.

 

 

El Nacimiento de Venus

 

Sin duda, una de las obras más famosas y más conocidas de Botticelli es el Nacimiento de Venus, o, como otros la conocen, "La Venus surgiendo de las aguas". Una pintura por demás excepcional. Un cuadro donde Botticelli deja ver su verdadero temperamento y genialidad de artista. Un verdadero modelo de belleza humana, con cabellos ensortijados y libres al viento. Sin duda, para mí, algo de lo mejor de Botticelli.

 

Esta obra se conserva también en la Galería de los Ufizzi, de Florencia. Seguramente, el cuadro más original de este genial pintor, que muestra la figura de “Venus”, en el centro del lienzo, posando sobre una gigantesca concha y que algunos la imaginan como saliendo del agua. Una figura es digna de todo un estudio de belleza. Una Venus que se muestra desnuda e impasible ante el soplo furioso del viento que le hace ondular su pelo. Una preciosa Venus que muestra su fina figura ante un mar de olas revestidas de gran cadencia, donde, a la derecha, una mujer descalza, a la orilla del lago, tiende a la Venus un manto floreado.

 

 

Botticelli: otras de sus obras

 

Otra de las obras, no muy explotadas, por cierto, es la de “La Calumnia”, un cuadro de argumento moral que se halla, así mismo en Galería de los Uffizi, en Florencia. Aquí, sobre un fondo de arquitectura aparecen los personajes en grupos de cuatro, tres y dos figuras, respectivamente. La más bella de todas es La Verdad desnuda. En el mismo cuadro, y en contraste, se halla La Calumnia, revestida con un manto que la cubre casi por completo. ¡Genial! ¿Verdad...?

 

Londres es otro centro donde usted podrá hallar otras de las mejores obras de Botticelli. La más notable, sin duda, es la Natividad de Cristo. En el cielo, un grupo de ángeles danza en grupo entre nubes y flores. Luego, otro grupo de ángeles adoran al niño subidos en el techo del pesebre. Por último, otro grupo de ángeles se abrazan de alegría ante el nacimiento del Niño Dios.

 

También, en Londres, en la National Gallery, se encuentran otros tres cuadros famosos. Uno de ellos La Adoración de los Reyes Magos, otro más el del Retrato de un Joven; y, uno tercero, que es un lienzo que lleva por título Venus y Marte. La Galería, si a usted le interesa ir, se encuentra muy cerca de “Trafalgar Square”.

 

 

Dibujos y pinturas

 

Dicen que Botticelli valía más por sus dibujos que por sus pinturas, pero lo cierto es que en ambas ramas destacaba y sobresalía. Así, yéndonos al “British Museum” o Museo Británico (cerca de la Estación de Metro “Tottenham Court Road”), podremos encontrar una colección de estupendos dibujos de Botticelli, entre ellos “La Asunción de la Virgen” y “El Otoño”.

 

Luego, en el Museo de Louvre, en París, se hallan diversos frescos de Botticelli. Desgraciadamente (cuando menos hasta mediados del 86', última fecha en que visitara este museo), la mayoría de estos lienzos se hallan sumamente estropeados. Se que algunos estaban en reparación y me tocó, por casualidad, ver la reparación de uno de ellos. Usted, simplemente no pierda la oportunidad de verlos. Es una buena experiencia. Además, aquí se encuentra otra obra del mismo autor y del mismo título, El Otoño, muy parecida y similar a la del dibujo hallado en Londres.

 

 

Botticelli: sus demás obras

 

Son pocos los museos importantes de Europa y, aún de América, donde al menos un cuadro de Botticelli. En Estados Unidos podremos hallarlos en Washington, Nueva York, Los Ángeles, Cleveland y San Francisco. En Europa, en todas partes. Los mejores están en Berlín, con un San Sebastián (Frederic Museum) y otros más como los de La Virgen, San Juan Bautista y San Juan Evangelista; aunque para mí, el más bello de todos es el de La Bella Simonetta, del Museo del Emperador Federico, en el propio Berlín.

 

También estarán una colección de importantes dibujos que ilustran La Divina Comedia, dibujos y bocetos que se hallan en la Biblioteca del Vaticano. Del mismo modo, en el Museo de Munich, podremos hallar un magnífico cuadro, El descendimiento de la Cruz. Roma tendrá, por su parte, tesoros de gran riqueza de este gran artista florentino. Entre éstos podremos citar El Sacrificio del Leproso y La Tentación de Jesucristo, así como diversos episodios de la vida de Moisés que se pueden apreciar en esa maravillosa Capilla Sixtina.

 

 

La muerte de Botticelli

 

Artista de los grandes tiempos, genial pintor del siglo XV, Botticelli murió en 1510 (ya en el siglo XVI), a la edad de sesenta y cinco años. Murió no siendo pobre, como alguien alguna vez escribiera. Murió siendo rico, con una cuantiosa fortuna y siendo propietario de extensas tierras. Un hombre, artista, dibujante y pintor que dejara grandes obras. Un genio como pocos ha habido: Sandro Filipepi di Mariano Botticelli.

 

 

Artículo aparecido en el periódico “El Porvenir” de Monterrey, México, el 3 de abril de 1989.

 


 

Volver a la Página de
Grandes Personajes

 

 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2011 / Derechos Reservados.