Ven a mi mundo

 

Europa        

 

 

Islandia

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

Tierra de hielo y fuego. Lugar de hermosos paisajes y bellos contrastes. Paraíso de exploradores y de los amantes de la belleza natural. Un país que lo tiene todo para ver. Un lugar en el que en un solo día podrá apreciar la más infinita variedad de climas y estaciones del año. Lugar de belleza espectacular, que le ofrece agua, sol, viento, lava, nieve, glaciares, fuego y muchas cosas más. Todo esto conjugado en un solo lugar y, país de extraordinaria belleza que se llama ISLANDIA.

 

 

 

 

Islandia: País de fuego y hielo

 

Islandia es un país de verdaderos contrastes. Tiene no solamente el glacial los glaciales más grandes de Europa, sino que, además, posee un sinnúmero de géiser, volcanes, fuentes termales, manantiales y fuentes caloríficas, todo esto dormido, muchas veces, misteriosamente bajo una gruesa capa de hielo.

 

Islandia es única y espectacular. Un lugar donde se aprecian contrastes tan diversos. Verdes campos junto a rocas y desiertos. Sitios volcánicos roca de lava, agua y hielo. Fuego saliendo entre las rocas, fuego emergiendo de los hielos; Suelo humeante. Cataratas, ríos, pastos y colinas verdes que se pierden junto a enormes acantilados del mar y del océano. Así es Islandia: bella y espectacular. Un país verdaderamente incitante para conocer.

 

 

Visitando Islandia

 

Aislada gran número de años y de siglos por su posición geográfica, el país ha conquistado últimamente un primerísimo lugar dentro del turismo mundial, gracias a las facilidades y modernas comunicaciones que se ofrecen. El país es así mismo conocido al haber sido Reikiavik, la capital, el sitio de encuentro transcendental entre el presidente de los Estados Unidos, el señor Ronald Reagan y el máximo líder del Soviet Supremo, Mijal Gorbachov.

 

Tierra de gran riqueza, recursos naturales y esplendidos paisajes, el visitante a Islandia tendrá ante sí y ante sus ojos lo que jamás haya imaginado en su fantasía. Aire, tierra, agua, viento, fuego y hielo. Todo en un mismo lugar, lo que hace que este país, valga la pena conocerlo y explorarlo.

 

Su nombre oficial es Luthveldith Island, República de Islandia. Un país del que se habla poco, no obstante su belleza y hermosura. Pero al ser hasta cierto punto desconocido, esto no ha impedido el que Islandia se esté dando poco a poco a conocer.

 

 

Algo más sobre Islandia

 

Contrariamente a lo que su nombre indica, Islandia no es una tierra de hielo. En época de invierno hace menos frío en Reikiavik, la capital que en ciudades como Nueva York, Viena o Moscú. Además, y gracias a la influencia del Golfo, así como de los vientos oceánicos, Islandia tiene un clima relativamente templado.

 

Con una superficie de 103,000 kilómetros cuadrados y una población de  250,000 habitantes. Islandia se lo conoce hoy en día por la reunión cumbre que sostuvieran en este país el presidente Reagan de los Estados Unidos, Ronald Reagan y el máximo líder del Soviet Supremo, Mijal Gorbachov. Encuentro que sostuvieran en Reikiavik, la hermosa capital de Islandia.

 

Cuatro quintas partes del país están deshabitadas. Su población de 250,000 habitantes se distribuye en toda la isla, concentrándose principalmente la mayor parte en la capital y otras grandes ciudades. Reikiavik, su capital, cuenta con 90,000 habitantes. Otros lugares y sitios importantes son Isafjordur, un pequeño pueblo pesquero situado al noreste del país y, Akureyri, segunda ciudad en importancia, situada en la parte norte y central del país en uno de los valles más productivos de Islandia.

 

 

Islandia: gobierno y economía

 

El gobierno se maneja en forma de una República constitucional y democrática. Su economía se basa principalmente en la pescan teniendo gran importancia la exportación de productos de mar, lana y aluminio. Y, a pesar de que el 70% de su tierras se inhabitable, los islandeses lo han hecho productivo. La unidad monetaria de Islandia es la krone (corona), la cual, a fines del año pasado se encontraba en una relación de 40.16 coronas islandesas por dólar. Esto es, aproximadamente, 286 pesos mexicanos por cada corona islandesa que deseáramos adquirir.

 

 

Islandia: Tierra de paraíso y maravilla

 

Islandia es una gran isla del Atlántico Norte situada en los límites y confines del Ártico. Geológicamente es una de las tierras más jóvenes del mundo, pues sus capas y conformación aún están en evolución. Aquí, en Islandia, su suelo es tan raro y diferente que esto ha dado motivo a serios e importantes estudios sobre este aspecto.

 

Misiones espaciales como la del Apolo han tenido su campo de entrenamiento en Islandia, debido a lo parecido del aspecto lunar que algunas regiones presentan. Incluso una vez, uno de los astronautas norteamericanos comentó: “¿Para qué ir a la Luna, si aquí todo es parecido?”.

 

Islandia es un verdadero paraíso. Uno puede ver cosas inimaginables. Agua, hielo, humo, lava, pasto, vegetación. Todo a muy corta distancia lo uno de lo otro. Incluso muchos de estos elementos y maravillas de la naturaleza combinadas y conjugadas entre sí. Además, la polución o contaminación grave problema que se presenta con gran incidencia en la mayoría de los países, en Islandia es totalmente desconocido.

 

Islandia tiene una naturaleza verdaderamente impresionante. La energía eléctrica del país, lo mismo que su calefacción, son suministrados por los torrentes glaciales o bien, por las fuentes naturales de calorías, las cuales no despiden humo tóxico alguno.

 

Aquí, en este país, las emanaciones químicas son inexistentes. No hay chimeneas, y el aire que se respira es totalmente puro. El interior del país está constituido principalmente por glaciales montañosos, extensiones de hielo y lava, contrastando extrañamente con los hermosos y ricos pastos verdes que se dejan ver bañados por numerosos ríos, afluentes y cascadas. Además, sus montañas poseen formas caprichosas, agrestes y salvajes que hacen pensar realmente en paisajes lunares, motivo por el cual se haga referencia a la similitud del suelo islandés y el suelo lunar.

 

 

Medios de comunicación y de transporte

 

En Islandia existen buenos medios de comunicación y de transporte. Hay buenas carreteras que comunican un punto con otro. Sin embargo, es a veces el clima tan cambiante -sobre todo en invierno- lo que impide desplazarse con facilidad de un lado a otro. Los servicios de autobuses y de avión comunican todos los puntos de la isla: aunque, claro está, lo importante del clima, el tiempo, la nieve y el viento, impiden, obstaculizan y retrasan los vuelos.

 

Así mismo, muchas veces los autobuses se ven precisados a mantener horarios fijos a fin de “no perder” la carretera. Muchas de ellas, en el interior del país, “desaparecen” por completo debido a las inclemencias del tiempo, debiendo los conductores y choferes buscar refugio en un sitio seguro. No obstante, todo entra dentro de la bella y maravillosa Islandia.

 

 

Explorando Islandia

 

Adéntrese al corazón del país y recorra esta maravillosa isla tanto a través de la llamada Carretera Circular, la Supercarretera Núm. 1, como por las rutas interiores, por donde circulan buen número de autobuses que lo pueden llevar de un lado a otro. Existen boletos sumamente económicos que le permiten a uno viajar libremente de un lugar y sitio a otro. Todo esto dentro de ciertos límites.

 

Por otro lado, existen boletos especiales y muy económicos en donde el medio de transporte es el avión. Boletos muy económicos, tanto así, que resulta más barato viajar en avión que en autobús. Son los boletos llamados “triangulares” en los que uno puede visitar varias ciudades en el orden que uno prefiera. Otros boletos más le dan a uno derecho de volar a través de Icelandair hacia 4 ó 5 puntos de esta increíble isla que es Islandia.

 

Usted, mientras tanto, anímese y recorra Islandia. El viajante explorador podrá apreciar por todos rumbos, y principalmente si se dirige al interior del país, innumerables, bellos y hermosos paisajes. Verdes vallas rodeadas de glaciales seguidos por contrastantes campos de lava negra revestidos de una extraña atmósfera lunar. Regiones completamente salvajes, algunas de ellas casi completamente desérticas. Agua, cataratas, nieve y fuego.

 

El territorio islandés es realmente impresionante. Su abrupto suelo y erizados picos hacen, muchas veces que el único medio de transporte sea el caballo. Pero usted no se desanime, lo más seguro es que usted ya sea todo un experto explorador y le guste acampar en un sitio a la orilla de un hermoso valle cubierto de verdes campos y teniendo como vista una preciosa catarata.

 

 

 

Adentrándose en Islandia

 

Viajar al interior del país le ofrecerá espectáculos increíbles de la naturaleza. Variedad infinita de paisajes como la unión del agua, la nieve y el fuego. Vertientes encontradas que corren entre los apacibles campos de lava, llenos de misterio, y verdes valles conjugados con glaciares, ríos y cataratas.

 

Un país en el que a finales del siglo: pasado no existiera casi ruta alguna, y en el que hoy se dejan ver más de 8,850 kilómetros de innumerables carreteras que no sólo circundan toda esta majestuosa isla, sino que hacen que cada punto y cada región del país sea accesible para que el turista y visitante conozcan algo más de la maravillosa Islandia.

 

 

Islandia: algo de su historia

 

Contrariamente a lo que se piensa, en Islandia no existen ni esquimales, ni osos blancos, ni las famosas “casitas” llamadas iglús. La población es originaria de Noruega; así como del norte de las Islas Británicas.

 

Es en el año 874 cuando la isla es colonizada por los noruegos. Y ya en el año 934, los islandeses establecían el primer Parlamento europeo. Parlamento al que llamaron Alihina.

 

En 1263, el país pasa a depender de los noruegos. En 1380, Islandia y Noruega pasan a formar parte de Dinamarca, países que junto con Suecia y Finlandia han estado muy ligados entre sí.

 

Volviendo a la historia, fueron los vikingos los primeros en establecerse en este país, allá por el siglo IX. Mucho tiempo después, en 1962, el Rey de Noruega, Haakon el Viejo, se hace a sí mismo reconocer soberano de Islandia, pero un siglo más tarde, el país pasa bajo el dominio y autoridad de los daneses.

 

Luego de un prolongado periodo de calamidades y desastres naturales, así como de problemas y presiones económicas, Islandia vive y conoce una poderosa recuperación de su conciencia nacional. Es entonces, a partir del siglo XIX, que Islandia obtiene poco a poco, y por etapas, su independencia.

 

Reconocida en 1918 por las autoridades internacionales como un país soberano ligado a la corona danesa, Islandia es proclamada República en 1944, teniendo a la cabeza de gobierno a un Presidente. En 1980, una mujer Vigdís Finnbogadóttir, es electa Presidente de la República. Primera mujer en toda Europa en ostentar un cargo de esta naturaleza. Únicamente ella y la señora Margaret Thatcher (Primera Ministra en Inglaterra), son las únicas mujeres de toda Europa que han llegado a ocupar puestos tan altos.

 

 

Cómo llegar a Islandia

 

Islandia es un país que se encuentra entre el Atlántico Norte y el Océano Ártico. El país está separado de Groenlandia por el Estrecho de Dinamarca y de Noruega por el Mar de Noruega.

 

El país está justo en el límite con el Círculo Ártico lo que lo hace atractivo para muchos. Y, aunque algo caro para conocer y visitar, debido a la distancia en kilómetros que separa a México de Islandia, esto no es motivo que impida a quien ame y goce de los viajes el conocer este fabuloso país de ensueño que es Islandia.

 

Un modo sencillo para conocer Islandia es volar Monterrey- Houston o Monterrey-Dallas. De cualquiera de estas dos ciudades americanas, vuele hacia Nueva York, Detroit o Chicago. Ya estando aquí, tome un vuelo de Icelandair, la línea aérea nacional islandesa que lo llevará directamente hasta la bella Reikiavik, la capital de la preciosa Islandia.

 

Existen vuelos económicos al norte de Europa vía Reikiavik, motivo por el cual usted puede aprovechar haciendo una escala de siete días para conocer así este fabuloso país de ensueño.

 

Ahora que, si usted está en Europa, puede hacerlo saliendo de Londres o de Ámsterdam. También existen vuelos que parten de las ciudades de Oslo o de Bergen en Noruega, uno de los lugares de más fácil acceso ya sea por aire o mar, pues también existen barcos que cruzan desde Bergen hasta Seudisfjordur, al oeste de Islandia. Por último, está la opción de volar ida y vuelta desde Luxemburgo, aunque yo realmente no lo aconsejaría debido a los múltiples problemas que ocasionan las autoridades migratorias de este último país.

 

Como estoy seguro de que usted viajaría en avión, le diré que todos los vuelos llegan al Aeropuerto Internacional de Kélfvik, situado a uno 30 minutos de Reikiavik, la capital del país. De este aeropuerto existen autobuses especiales que lo transportarán a un segundo aeropuerto: el Aeropuerto de Reikiavik, lugar que opera como un centro aéreo de carácter nacional con vuelos casi exclusivamente al interior del país.

 

Claro que si usted decide viajar por barco, el mejor recorrido es la travesía que va desde Bergen, Noruega hasta Seydisfjordur, al oeste de Islandia. El viaje dura dos días y cuesta dos terceras partes del precio de un boleto de avión que hace el mismo trayecto hasta Reikiavik.

 

 

Islandia: su vida y su cultura

 

Islandia es país con gran nivel de vida y cultura. Son las personas que más leen en el mundo. Su idioma oficial es el islandés, un idioma vikingo, del cual hablaremos en el punto siguiente. Por otra parte, la edad esperada de vida de los islandeses es de 74 años para los hombres y 80 años para las mujeres. Se dice que el hígado de bacalao y otras especies han dado esa fortaleza a los simpáticos islandeses que sonríen a la vida y el buen vivir.

 

Los islandeses son gente preparada. Buenas escuelas, buenas universidades. En Islandia existen 7.6 alumnos por cada maestro. Algo sumamente envidiable para muchos países, supuestamente desarrollados. A los islandeses les encanta leer y es, a través de sus historias, llamas “sagas” que uno puede contemplar y conocer más de cerca la vida de estos intrépidos y arrojados hombres y mujeres de Islandia que en sus leyendas y aventuras nos enseñan algo de su vida.

 

 

El idioma

 

El idioma oficial de Islandia es el islandés, lenguaje vikingo que en nada se asemeja al inglés ni al alemán. Este idioma, el islandés, ha conservado formas muy antiguas que permiten a los islandeses de hoy en día leer textos literarios del siglo XII y XIII. Un lenguaje muy puro donde las nuevas palabras islandesas han de ser “inventadas” para de este modo designar- actividades modernas. Así, por ejemplo, para decir “film” o “película” s tiene la palabra kvikmynd, que significa imagen animada.

 

Claro que el visitante no tendrá problema para comunicarse. La mayoría de los islandeses hablan inglés. Y si no, pues aprenda algo y juegue a hablar islandés. Dodan dag significa “buenos días”; zokk fyir, quiere decir “gracias”; hallo, significa “hola”; “amor” se dice ast; “amigo” se dice vinur, “amiga” se vinkona; “agua” se dice valta; “comida” se dice mtur: “desayuno” se dice morgunverder; México se dice y escribe Mexikó. De cualquier forma, simplemente usted goce y disfrute. Los islandeses son geniales y ellos le ayudarán para sacarlo de dudas.

 

 

Recorriendo Islandia

 

Y ya una vez después de haber aprendido algunas frases y palabras en islenska (islandés), pues ahora sí, apréstese a recorrer este gran país, que más que maravilla es un  ensueño donde todo es realidad. Alguna gente hasta se asustó el que hubiera ido a Islandia. Me creían loco y en realidad mi “locura” se acrecentó al conocer este precioso país para el que tal vez no tenga palabras para describirlo.

 

Recorrer Islandia es ver un país de paisajes y parajes tan contrastantes que es difícil explicarse las grandiosas maravillas que Dios ha dado a los islandeses y a nosotros los turistas y gente deseosa de conocer el mundo. Visitar y recorrer Islandia es ver y topar a cada momento con inquietantes bellezas naturales que van desde Reikiavik, su capital, hasta lugares como Akureyri, Safjordur y Seydsfjordur. Sitios de manantiales, fuentes y cascadas; hasta lugares de impresionantes fallas geológicas, campos de lava, glaciales, nieve hielo y fuego.

 

Venga a Islandia e inicie por Reikiavik, una preciosa ciudad, muy diferente a todas las demás, y que será su base de exploración para otros sitios y lugares. Aquí, en Reikiavik, aproveche los “tours” que le ofrece la Oficina Nacional de Turismo Islandés, y recorra en avión, autobús o incluso a pie toda esta Isla que narran esas fabulosas historias y leyenda islandesas llamadas sagas.

 

 

Reikiavik: la capital de Islandia

 

Reikiavik es la capital más septentrional del mundo, y una de las ciudades portuarias más hermosas del planeta. Reikiavik significa “la bahía de los humos, “la bahía humeante”, “la bahía que humea”. Viene del islandés reylda, que se traduce como fumar, humear, humo, lanzar humo; y de vik, que quiere decir bahía. Por lo tanto, “bahía que humea”. Esto es evidente y salta a la vista debido a la multitud de vapores y emanación de humo que brota por todos los rincones del país. Humo y vapor que sale de las grietas y que hacen de esto una Islandia espectacular y misteriosa.

 

Reikiavik es una ciudad placentera y de gran actividad. Situada a orillas del mar, frente al Golfo de Faxa, la ciudad se encuentra a las faldas de suaves colinas y montañas ofreciendo así una agradable y apacible estancia al turista y visitante. Vaya a la parte baja de la ciudad donde podrá apreciar antiguas casas construidas en madera y recubiertas por techos cual si fueran sombreros de colores. Casas en color blanco con techos verdes, azules, rojos, naranjas. Todos ellos combinados con modernas edificaciones que conjugan un pasado y un presente y futuro impresionante.

 

 

 

 

Reikiavik posee una buena red de autobuses y excelentes taxis, pero, a mi modo de ver, la mejor manera de conocer la ciudad es a pie. Todo se encuentra en realidad a unos cuantos pasos. No más de 15 minutos un lugar del otro. Teatro, cines, restaurantes, museos, iglesias, estadios. Todo aquí se encuentra cerca. La ciudad tiene muchos puntos de interés para el turista, y sobre todo para aquel amante de los paisajes, la diversión, el deporte y la cultura. Disfrute de la vida en su estancia en Reikiavik. Camine por sus calles, cruce los puentes y ande alrededor y orillas del lago.

 

Quien tenga la fortuna de conocer Reikiavik sabrá de inmediato que esta será una experiencia que jamás olvidará. El ver ese cielo tan limpio delineando múltiples construcciones y casas blancas con sus techos de colores, hacen que esto sea verdadero espectáculo. Una ciudad verdaderamente limpia. La más limpia que yo haya conocido.

 

Conozca la ciudad y adéntrese en el corazón de la misma. Vea la estatua erigida al primer poblador y fundador de Reikiavik: lngolofur Arnarson, quien en el año 874 pusiera los pilares de lo que hoy es esta gran ciudad. Una ciudad con vida y  que respira limpieza por todos lados. Vaya al Thjodminjasafind (EI Museo Nacional), que se encuentra a la orilla del lago de la ciudad. Luego, vale la pena entrar a la Galería Nacional de Arte que exhibe grandes trabajos y obras de maestros y artistas islandeses contemporáneos.

 

No deje ver algo de lo principal y uno de los símbol6s de la ciudad: la Hallgrimskirkja (la Iglesia de Hallgrims), una imponente estructura o mole de concreto. Un muy bonito edificio de corte modernista en forma de aguja abierta y que domina toda la ciudad. A unos cuantos pasos de aquí vea la estatua de Leif Erikson, que conmemora los 100 años (en 1930) del Altbing, el paramento más antiguo de toda Europa.

 

Vuelva al centro de la ciudad y recorra sus calles. Métase a un café y pida un refresco. Es más, pida una “Spur Cola”, bebida que estuviese de moda hace mucho tiempo (hará unos 25 años, aquí en Monterrey). Pruebe esos deliciosos panecillos islandeses rellenos de pescado, salchicha o carne. Pruebe unas ricas papas fritas o unos deliciosos churros. Aquí encontrará de todo, hasta lo que no.

 

Vaya a un buen restaurant como el Alex, lugar de calidad superior. El Arnarholl es otro lugar especializado en mariscos y platillos de mar. El Naust le llevará a usted a una atmósfera náutica. El Karkan es uno de los grandes favoritos y con precios moderados al igual que el Iorfan de agradable atmósfera y que se especializa en platillos islandeses.

 

El Duus Hús es un restaurant muy popular donde encontrará una vinoteca, barra de vino y donde podrá pasar un momento agradable. El Hornid Restaurant es un lugar que se especializa en comida típica islandesa. Si desea saborear comida islandesa, pruebe un delicioso kang i kjot, que es cordero ahumado. El hard fiskur, es un tipo de pescado seco, y el graflax es un platillo compuesto con pescado crudo y combinado con una riquísima salsa picante.

 

Ahora que si usted gusta de las discotecas, le recomiendo la Evrópa, la Brodway, la Glaesubeer, y la Hollywood. En todas hay buen ambiente, de este modo disfrute de una buena noche en la encantadora ciudad de Reikiavik, lugar en el que no anochece, pues fácilmente a las once o doce de la noche usted podrá fácilmente leer en plena calle sin necesidad de luz artificial o lámpara alguna. Usted baile, beba, disfrute, salga a las dos o tres de la mañana y admire la belleza del Sol de Media Noche. Usted está en Islandia.

 

 

Islandia y sus lugares

 

Muy cerca de la capital de Islandia existen lugares que guardan grandes maravillas para el explorador y amante de los paisajes y la naturaleza. Uno de los principales puntos es Thingvllir, lugar donde se asentara lo que hoy es el Parlamento más antiguo del mundo.

 

Parlamento fundado en el año 830, lugar que hasta la fecha tiene 1,057 años de existencia. Ellos le llaman el Athina. Luego, cerca de aquí, vaya a Skáholf, el Obispado, casa en que residía el obispo de Islandia. Disfrute del camino y admire todos y cada uno de los paisajes que se le presentan.

 

 

Diríjase a dos de los lugares más visitados y más espectaculares de toda Islandia como son GulIos y Géysir. En Golfos podrá usted ver las cataratas más espectaculares al lado de hermosos pastos verdes entremezclados con rocas de origen volcánico. Un lugar donde existe la libertad para caminar por espacios alfombrados de rico césped y asomarse a estas hermosas cataratas a no más de medio metro de distancia.

 

Vaya ahora a la región de Geysir, una zona realmente fascinante. Multitud de géiseres se dejan asomar por el camino. El más espectacular e increíble de todos es el Stokkurs, llamado el Gran Géiser. Este imponente chorro de agua alcanza una altura de 30 metros, apareciendo a intervalos continuos de entre 3 a 7 minutos. Por último, y antes de despedirse de Islandia no deje de comprar un fabuloso sweater de lana virgen islandés. Son únicos y para mí los mejores y más bellos del mundo.

 

 

Islandia: tierra de aventura y fantasía

 

Islandia es una experiencia que no debe perderse. Visitar Islandia es tener la oportunidad de ver cosas jamás soñadas ni imaginadas. Tierra de tremendos contrastes donde los elementos de hielo y fuego se encuentran omnipresentes en todos los sitios. Grietas, fallas, tierra humeante, fuego emergiendo del hielo y muchas cosas más es lo que uno apreciará en la maravillosa Islandia.

 

 

Visitar Islandia es una aventura

 

Visitar y conocer Islandia es realzar la más inimaginable de las fantasías. Es ver ante los ojos un paraíso lleno de magia y ensueño. Un lugar donde la lluvia, el viento y sol: la tierra, el hielo y el fuego simbolizan la unión y la fuerza de la naturaleza que sólo se puede encontrar en la increíble y maravillosa ISLANDIA.

 

 

Música de fondo: "Snow Frolic", uno de los temas de le película "Love Story".

 

 

           

 

 

Artículo aparecido en el periódico “El Porvenir” de Monterrey, México, el 3 de mayo de 1987.

 


 

Volver a la Página de
Europa

 

      Páginas en Internet    

 

 

  Embajadas en México: Embajadas acreditadas en México

  ONU: Organización de las Naciones Unidas    

  OMS: Organización Mundial de la Salud

  ADI: Alzheimer’s Disease International

  RAE: Real Academia Española

  GP: Green Peace

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2011 / Derechos Reservados.