Ven a mi mundo

 

Europa        

 

 

Grecia    

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

Cuna de la civilización occidental, tierra de belleza natural, paraíso de amantes del arte, la historia y la cultura. Lugar que viera nacer y florecer un imperio: sitio de pensadores, filósofos y grandes guerreros. País de ensueño, vida y alegría. País de mitología y realidad. País que lleva el nombre de GRECIA.

 

 

 

 

La historia de Grecia

 

Todo un país de gran leyenda e historia. Toda una tierra rodeada y protegida por los dioses, la mitología y azules mares. Sus montañas, entre ellas el Olimpo, cuentan lo que sus dioses y deidades han dejado a su pueblo y al mundo entero; gran civilización que hoy nos cuenta su historia.

 

Los griegos es un pueblo de raza aria que se estableció en las costas del Asia Menor y en Grecia Continental. Los primeros habitantes de Grecia fueron muy probablemente los pelasgos, a quienes se atribuyen las llamadas construcciones llamadas “ciclópeas”; esas antiquísimas construcciones de piedra que representaban a gigantescos monstruos de un solo ojo colocado en la frente. Tiempo después, el país es invadido por los helenos, pueblos y tribus entre los que se hallaban los aqueos, los eolios, los jonios y los dorios.

 

La historia Griega inicia en la época de los tiempos heroicos; es la edad legendaria de los antiguos héroes como el famoso Hércules; es la época de la expediciones extraordinarias como la de los Argonautas, quienes montados en su navío “Argos” fueron a conquistar  el Vellocino de oro. Es también la época del trágico destino de los siete jefes que sitiaron a Tebas, mancillada por los crímenes de Edipo. Ocurre también, en este mismo periodo, un suceso de gran importancia: la famosa Guerra de Troya, la historia del caballo de madera que invade con sus hombres la ciudad. Suceso importante y autentico en cuanto al hecho y no tanto en cuanto a los detalles con que lo engalana Homero en la Ilíada y la Odisea.

 

Vienen luego las colonias griegas. Los dorios no se contentan con el Peloponeso, como tampoco los jonios con el Ática. Ambos se lanzan a la conquista de nuevas tierras. Triunfan y lo logran. Llegan a colonizar varias regiones, entre las que figuran las costas de Asia Menor, las costas del Mar Negro, las costas del sur de Italia, lo que fue la Magna Grecia. También van las costas de Sicilia, las costas del norte de África y de las Galias, lo mismo que de España.

 

Los griegos eran profundamente hospitalarios, como lo son hoy, en verdad. La amistad era considerada gran virtud. En la familia, el padre tenía sobre la mujer y los hijos el derecho de vida y muerte. La mujer era bien tratada y se ocupaba de los quehaceres de la casa. La herencia en un principio era para el mayor, aunque después se repartía entre todos los hijos, por igual. La familia era solidaria del crimen de uno de los miembros.

 

Los griegos eran sobrios. No gustaban de las largas comidas, ni tampoco gustaban de emborracharse. Tenían en gran estima la agilidad  y el vigor; amaban como apasionados todo lo referente a las bellas artes, principalmente la poesía y el canto. La belleza era admirada en todos los sentidos y sentían gran admiración por la belleza física y la escultura.

 

 

Religión

 

La religión griega fue politeísta, historia que se reúne y cuenta en la Mitología. Inspirándose en el mundo físico, los griegos tuvieron admiración por los espectáculos y cataclismos de la naturaleza. No pudiendo explicar ciertos hechos, imaginaron que tras el Sol se ocultaba una potencia superior a nuestras fuerzas, y a quien menester honrar, calmar y sosegar.

 

Grandes fueron sus dioses como grande fue su imperio. Innumerables dioses que hoy llegan nuestros días  hicieran leyenda en toda Grecia. Zeus (Júpiter), era considerado como el padre de todos los dioses, mientras que Hera (Juno), era la diosa protectora del matrimonio, hermana y esposa de Zeus. Al sol le llamaban Apolo el cual se reunía en el Monte Parnaso con las Nueve Musas. Podeison (Neptuno) era el dios de los mares; Hefaistos (Vulcano) lo era del fuego; Palas Atenea (Minerva), era la diosa de la sabiduría y titular de Atenas; luego venían otros dioses y diosas como Afrodita (Venus), la diosa del amor; Deméter  (Ceres), dios de la agricultura, y Artemisa (Diana Cazadora), diosa de la caza.

 

El culto a estos dioses se componía de fiestas y sacrificios. Para tal motivo se erigieron santuarios grandiosos, su principal oráculo fue el de Delfos, santuario dedicado al dios Apolo. Los griegos creían en la inmortalidad del alma, la cual al abandonar el cuerpo era llevado ante un tribunal compuesto por tres sujetos. Si el alma podía probar que había sido buena, entonces ésta era llevada a un lugar  de dicha y felicidad, los Campos Elíseos. Si por el contrario, el alma había sido mala y se le encontraba culpable, entonces esta era arrojada al Tártaro, un lugar lleno de fuego y espanto.

 

Los griegos aprendieron de los fenicios el arte de navegar, así como el alfabeto. La arquitectura griega se manifiesta especialmente sus templos donde las columnas juegan un papel importante al dejar ver en ellas tres estilos: el dórico, el jónico y el corintio. Por último, he de mencionar, que el periodo de mayor brillante en el campo de las artes y las ciencias fue el de Pericles. Tiempo en que se desarrolla más la cultura helénica, teniendo como foco principal la ciudad de Atenas.

 

 

Una Grecia de todos los tiempos

 

En un periodo muy definido de la historia, los dorios se establecen en el Peloponeso, los eolios en el centro del país, y los jónicos en el Ática. Progresivamente, las ciudades guerreras como Esparta; ciudades comerciales, como Corintio y Corcira; y ciudades de arte y cultura, como Atenas.

  • Es entre el año  446 al 431, a. J.C. la guerra por el Peloponeso, entre Esparta y Atenas, provoca la ruina de esta última. Más tarde, en el siglo IV a. de J.C. Tebas disputa a Esparta la hegemonía por las tierras, lo que deja exhausta a Grecia.

  • Con Alejandro el Magno (356 a 323 a. J. C.), Grecia se entrega a la tarea de fundar un imperio universal y helenizar al mundo antiguo. A la muerte de Alejandro, sus generales se reparten el imperio. El año 324, la fundación de Constantinopla, representa para Grecia el final de la era clásica.

  • En 1354 a 1458 Grecia es conquistada por los turcos, pero en 1821 los griegos se sublevan y alzan en armas contra el Imperio Otomano. En 1829 Grecia declarado reino soberano. En 1916 el país entra a la Primera Guerra Mundial al lado de los aliados. Un año después un conflicto con Turquía hace que Grecia pierda varias posesiones. Entre 1924 a 1935 Grecia es gobernada como Republica y, en 1935, el país vuelve a la Monarquía.

  • En 1940 el Rey Jorge es llamado a ocupar el trono. En 1964 muere en Atenas el rey Pablo. Le sucede su hijo, el príncipe heredero Constantino. En 1967, un golpe militar derroca al gobierno civil y nombra una junta compuesta por oficiales derechistas y se suspenden las elecciones.

  • El rey Constantino se niega a firmar el decreto que declara la ley marcial, y suspende las garantías constitucionales. Poco después, el rey intenta lanzar un contragolpe para restablecer el gobierno civil, pero fracasa en el intento.

  • En 1973 queda abolida la monarquía y se establece una república presidencial parlamentaria. En 1981 la reina Federica, madre del depuesto rey Constantino, muere en Madrid. Este mismo año, tras elecciones, Andreas Papandreou se convierte en Jefe del primer gobierno socialista en la historia de Grecia.

 

La Grecia de los Mares

 

Grecia es uno de los estados de la Península Balcánica. Su nombre en griego es Hellàs; su nombre oficial: Ellinki Demokratia (Republica Helénica). País de mares, costas e islas; planicies, montañas y penínsulas; Grecia es una nación cuya extensión territorial es de 131,990 km cuadrados, superficie muy similar al doble del área del estado de Nuevo León, aquí en México, que cuenta con 64,924 kilómetros cuadrados.

 

Grecia limita al norte con Albania, Yugoslavia y Bulgaria. Al noreste del país con Turquía: al este con el Mar Egeo, al sur con el Mar Mediterráneo, y al oeste con el Mar Jónico. Teniendo una población aproximada de 10 millones de habitantes, Grecia es un país cuya historia, cuyos lugares, islas y mareas invitan año con año a más de seis y medio millones de turistas a visitar este formidable lugar.

 

Grecia de los Mares, hermoso país en todas sus regiones. Desde el Peloponeso hasta Tesalia, Tracia, Epiro y Macedonia. Desde la imponente Atenas, la capital; hasta las ciudades de Tesalónica y Alexandropolis. Desde el Pireo hasta Patras. Desde el singular, típico y precioso pueblo de Vòlos hasta el Templo de Delfos y el Monte Olimpo. ¡Y luego, las islas…! Creta, Rodas, Mykonos, Tinos, Santorini, Andros y Pàtmos. Esas maravillosas islas que lo harán fascinarse con toda la belleza de la magna Grecia.

 

 

Venir a Grecia

 

Venir a Grecia es como cumplir un sueño en la mente de muchos. Venir a Grecia es como adentrarse en sus mares, su historia, su leyenda y su mitología. Grecia, la tierra de los Juegos Olímpicos, donde cada 4 años se celebraban competencias deportivas, se olvidaban las guerras y se luchaba por la conquista de la paz y la victoria. Grecia, ese hermoso país para los ojos y el corazón que ama. Un lugar para el que, como usted, desea conocer el mundo y ver lo mejor. Un país de gente alegre y formidable.

 

Venga, disfrute la vida, y olvídese de todo. Tome, la que para mí, siempre ha sido la mejor ruta a Europa; Monterrey-Houston, Houston-Londres y Londres-Atenas. También, si lo prefiere, existe la ruta directa de Nueva York-Atenas, a través de la Olimpic Airways, la línea aérea nacional griega. Excelentes vuelos a bordo de un Jumbo 747. Claro que si usted está en Europa, de cualquier ciudad capital habrá vuelos directos hasta la capital ateniense. Una manera cómoda es volar desde Roma, Italia hasta la bella Atenas.

 

Si lo desea, tome un crucero que lo lleve desde Venecia hasta el Pireo, o bien hasta Patras, puerto cercano a la resplandeciente y luminaria Atenas. También puede hacerlo desde el puerto de Brindis, en Italia, hasta, hasta desembocar en el mismo puerto de Patras. De aquí podrá tomar un tren o un autobús que lo lleve hasta la capital griega. Por último, otra manera de viajar es en tren. Aunque yo ya lo he hecho, creo que lo mejor, en este caso, sea preferible tomar el avión o barco. Es más cómodo y el servicio mucho mejor.

 

 

La moneda griega

 

Venir y disfrutar vacaciones en Grecia no es caro, es maravilloso. Junte su dinero y disfrute en grande. Unos cuantos dólares le rendirán hasta decir ya no. Grecia utiliza la Dracma como su moneda cambiaria. Por cada dólar le darán a usted, aproximadamente, unas 135 dracmas. Si hablamos de pesos mexicanos, estaríamos hablando de 7.77 pesos mexicanos por cada dracma que deseáramos comprar. Claro, esto al tipo de cambio existente al 24 de febrero de 1987, fecha en que escribía este artículo. Estoy seguro que para cuando usted lea este artículo la relación dracma-dólar se mantendrá igual, mientras que en la relación peso-dracma tendremos que dar más por conseguir la moneda griega.

 

 

Grecia: tierra de ensueño

 

Visitar Grecia es venir a vivir la vida. Su música, su gente y ese ambiente tan propio de ellos. Sus ciudades, sus islas y sus mares. Y si hablamos del sabor de la comida, esto es como para quedarse más tiempo disfrutando de todos los rincones que ofrece no solo Atenas, sino cada sitio y cada lugar al que vaya en la maravillosa Grecia.

 

Grecia es para los afortunados, los soñadores, para aquellos que gusten vivir y gozar del placer de conocer. Por lo tanto, Grecia es para a usted. Vaya primeramente a Atenas y goce de la vida en esta gran megalópolis llena de historia y de leyenda.

 

Visite el Partenón y empápese de la mitología y de sus dioses. Conozca otras ciudades. Vaya a Vòlos, pequeño y típico pueblo de Tesalia a orillas del Golfo del mismo nombre y a un lado del Mar Egeo.

 

Parta ahora hasta el Monte Olimpo y contemple como Zeus, desde lo alto, el majestuoso y bellísimo Golfo de Salónica. Vaya a otros lugares como el Santuario de Delfos y la antigua ciudad de Esparta. Vuelva a Atenas y zarpe como Poseidón, dios de los mares, hacia confines desconocidos como Creta, Rodas, Syros, Poros, Kios, Lesbos, Mykonos, Tinos, Pàtmos, Santorini y dos mil islas más que nos regala la bella Grecia.

 

 

Atenas

 

Capital de la antigua Ática y de la Grecia Moderna. Atenas cuenta con más de 2700 años de existencia. En 1456 la ciudad llego a estar bajo el dominio del Sultán Turco y estuvo sujeta a él hasta el advenimiento de la independencia  griega en 1853. Hoy, la ciudad reviste un pasado glorioso e imponente. Sus templos y monumentos son parte y huella de esta legendaria historia.

 

Atenas es una ciudad moderna de dos y medio millones de habitantes. Sesta gran metrópoli está conectada a Europa del Norte, tanto por tren como por autobús: A África del Norte y el Medio Oriente por “ferry” y, a estas tres mismas partes lo mismo que al resto del mundo, por medio de avión. Los atenienses la llaman Athina, Esto es Atenas, una hermosa ciudad de gran colorido y esplendor. La ciudad es muy caliente durante el verano. El calor es insoportable. Esto no obsta para que nosotros (acostumbrados al calor de Monterrey) podamos disfrutar de los lugares y delicias que nos ofrece la ciudad de Atenas.

 

Usted seguro querrá ver la Acrópolis que encierra Partenón griego. Por eso, y como primer punto de referencia, vaya a la Platia Syntagma (la Plaza Syntagma), el foco principal de todos los turistas. Aquí encontrara la Oficina Nacional de Turismo de Atenas y otras muchas más oficinas y agencias que le ofrecerán sus servicios para conocer la ciudad, lo mismo que el recorrido por las islas griegas. Esta Plaza está situada muy cerca del Parlamento y de los mejores hoteles, cafés, bares, restaurantes, tiendas y bancos de la gran metrópoli de Atenas.

 

El distrito de la Plaka entre la Plaza Syntagma y la majestuosa Acrópolis (que se encuentra a más de kilómetro y medio de altura), está formado por un laberinto de pequeñas calles, callejuelas y callejones. El lugar esta lleno de arboles, lo mismo que de tiendas, cafés y restaurantes. La calle de Ermou le lleva desde Syntagma hasta Monastiraki, otra vieja sección de la ciudad, y corazón del mercado de las pulgas.  Adyacente a este mercado se haya el Ágora, mercado y plaza principal, a su vez que centro administrativo de la Atenas clásica.

 

Ya desde tiempos neolíticos, cuando Atenas fue fundada, la Acrópolis, “la ciudad de las alturas”, era considerada como el distrito residencial principal de la ciudad. Durante la Edad de Oro de los atenienses (en la segunda mitad del siglo IV, a.C.), cuatro gloriosos edificios fueron construidos en su cumbre: el Partenón, el Templo de Atenea Niké, los Propileos (“las puertas monumentales), y el Erecteon. La Acrópolis es bellísima. Contemple cada sitio, cada lugar, cada rincón de todos y cada uno de los edificios. Vea en una de las columnas del Partenón la firma del gran escritor y poeta Ingles Lord Byron.

 

Ver y  llegar a la Acrópolis es como transportarse a los tiempos mitológicos y presenciar nosotros mismos aquellos días de gloria y de grandeza. La vista es espectacular. Piedra sobre piedra e historia tras historia le harán a uno revivir hechos pasados que hoy hacemos presentes como reyes en este nuestro mundo.

 

Vea y recorra detenidamente el Partenón, los Propileos, y el Templo de Zeus. Vaya ahora al Museo de la Acrópolis  y vea aquí el famoso monumento de las Cariátides con columnas en forma de mujer. Al pie de la Acrópolis se halla el Ágora y el Templo de Efistos.

 

Vaya a otros lugares como la Academia, el Olimpoeion (el Templo Olímpico de Zeus) y el Arco de Adrián. Su construcción comenzó después de la terminación de la Acrópolis Periclea, pero nunca fue terminado. El templo fue el más grande de la Grecia Clásica como la inmensidad de sus inmortales columnas lo atestiguan y comprueban hoy en día.

 

Camine por las calles de Atenas. Tome un delicioso café o una exquisita cerveza. Pruebe algún bocadillo típico especial, haga hambre y vaya a un buen restaurant. Todos son excelentes y económicos. Descanse un poco y continúe su camino. Visite el Museo Nacional de Arqueología. La sala central de este museo contiene tesoros de la civilización micénica, cultura anterior a la griega, y que data hasta 800 años antes de Eurípides y Sócrates.

 

 

Disfrutando en Atenas

 

Quédese dos o tres días en Atenas y disfrute. Sobre todo, de la vida nocturna de la zona cercana a la Acrópolis. La Plaka, el distrito de Kolonaki y los Jardines Nacionales son los mejores lugares para conocer la vibrante vida de los atenienses. El área de Zappeion es como se le llama al centro y punto principal de la vida nocturna de esta bella capital helénica.

 

Goce de los manjares, la excelente comida y los insuperables vinos. Carne en alambres, carne de cordero o de res, carne a las brasas. Exquisita comida y un vino de lo mejor. Baile al compás de la música griega. Rompa platos de acuerdo a la costumbre griega. Cante a la vida y cante al amor. Baile, dance, grite, cante, ría y diga “¡opa..!, el grito de “¡bravo…!” de nosotros los mexicanos.

 

 

Grecia y sus lugares

 

Grecia no es solo Atenas. Si quiere  conocer Grecia, vaya y recorra otros lugares. Conozca la moderna Esparta, al sur del Peloponeso. Muy cerca de aquí se encuentra un sitio lleno de embrujo y de misterio. Se trata de la encantadora ciudad bizantina de gran hermosura.

 

Olimpia es el santuario religioso, lugar anfitrión y sede de los Juegos Olímpicos. Al sur de Peloponeso se encuentra el pequeñito, pero atractivo pueblo de Pylos, que me fuera recomendado por una amiga que conociese en mi viaje. Visite Argolis y Corinto, y no se pierda la Fuente de  Pyrena y el Templo de Apolo.

 

En la región continental vaya a Alexandropolis, Tesalónica (llamada también Salónica), y el pintoresco pueblito de Vòlos, que me fuera muy recomendado por dos amigas griegas que conociese en mi viaje de Italia a Yugoslavia, camino a Grecia. Vòlos no es un pueblo muy turístico, sino que lo importante es que aquí se conserva el sabor, tradición y costumbres de los verdaderos griegos.

 

 

Las islas Griegas

 

Venir a Grecia y no conocer sus islas es realmente una tristeza. Una quinta parte del territorio griego está formado por preciosas islas. El Mar Egeo, el Golfo de Salónica, el Mar de Creta, el Mar Mediterráneo y el Mar Jónico reúnen unas 2,000 bellas islas de la increíble Grecia.

 

Vaya a donde vaya, ya sea a las islas Jónicas, a las islas del Golfo de Salónica, a la Isla de Creta o a las Cicaladas, usted quedara fascinado y subyugado por tan descomunal belleza. Tome un barco, o bien un crucero. Opte por lo que más le guste o le convenga. El recorrido por las islas es algo de lo mucho que hay que ver no solo en Grecia, sino en el mundo entero.

 

Vaya a la isla de Poros y admire las ruinas del Templo de Poseidón, dios de los mares.  Embárquese luego hasta llegar a Hydra, pintoresco puerto de arquitectura veneciana. Vaya  ahora rumbo a Delos, legendario lugar donde naciera Apolo y su hermana gemela Artemisa. Este lugar fue un gran centro espiritual del antiguo mundo.

 

Conozca otras islas como Paros, Naxos, Tos y Santorini. Este último lugar, llamado Thira está formado por una masiva erupción volcánica que dio lugar a la famosa leyenda de la Atlántida. Sus playas son preciosas, entre las más conocidas están las famosas playas nudistas de Kamari Beach y la de Monolithos.

 

Zarpe ahora hasta anclar en la bella, típica y turística isla de Mykonos, una isla de colores, bellos atardeceres y contrastes de tonos espectaculares. Los suaves colores café y verde de sus colinas, el azul del mar y los intensos rojos y naranja de las puestas del sol, todos ellos se combinan para crear una isla de eterna belleza.

 

Quédese una o dos noches. El ambiente es único. Espectáculo, belleza natural y diversión se encuentran en todas partes. La comida es deliciosa y el mar es excelente. Viva en el pueblo y hospédese en algunos de los hoteles de la playa, lejos al pueblo. Recorra cada rincón y cada callejón de este pequeño y precioso pueblo. Mykonos es vida desde que amanece hasta que anochece. Disfrute de su cálido mar y sus azules aguas. Eche un vistazo por todas y cada una de sus playas. Conozca la playa nudista Paradise Beach, o si se atreve, a la playa “gay” Súper Paradise.

 

Las islas griegas son algo único en el mundo. Cada una con su propia gente, cada una con su propia gente, cada una con su propio ambiente. Vida, calor, color, amor… y todo… para disfrutar y ofrecer a usted.  

 

 

Grecia: su idioma, sus gentes y su pueblo

 

Disfrutar es lo más natural del mundo, como natural es querer gozar. Aprender griego no le costara mucho. Cosas sencillas como yássas (¡hola!, kaliméra  (buenos días), y parakaló (por favor), serán un buen comienzo. El ver cómo viven y disfrutan los griegos es para querer conocer aún mas de ellos. Un país que a través de su historia y de su gente nos han dado lo mejor. Una tierra de grandes filósofos como Sócrates, Platón y Aristóteles; grandes escultores como Fidas; excelentes pintores como Polignoto y Apolodoro; grandes poetas como Esquilo, Sófocles, Erìpides y Aristófanes y celebres historiadores como Herodoto, a quien se le considera el Padre de la Historia.

 

 

Así es Grecia

 

Y así, con esa visión de los dioses mitológicos, con esa gran cultura legada a todos nosotros y al mundo entero; así, como  una tierra de aventura y enseñanza, como un lugar hechizado por sus dioses, sus tierras y sus mares; así es como contemple y vi este hermoso país. Un país de ensueño y de locura. Un país que lo lleva todo en su nombre: GRECIA.   

 

 

Música de fondo: "Zorba el griego", tema original de Mikis Theodorakis.

 

           

 

 

Artículo aparecido en el periódico “El Porvenir” de Monterrey, México, el 8 de marzo de 1987.

 


 

Volver a la Página de
Europa

 

      Páginas en Internet    

 

 

  Embajadas en México: Embajadas acreditadas en México

  ONU: Organización de las Naciones Unidas    

  OMS: Organización Mundial de la Salud

  ADI: Alzheimer’s Disease International

  RAE: Real Academia Española

  GP: Green Peace

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2011 / Derechos Reservados.