Ven a mi mundo

 

Europa        

 

 

Gales    

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

Adivinar la belleza de un país es acrecentar nuestro espíritu de presagio aventurero, descubriendo nuevas tierras nunca vistas. Es como despertar del ensueño y encontrarnos con que todo es verdad. Un país que nos brinda una cálida y acogedora bienvenida con sus bellas tierras y hermosura escénica. Un lugar de amplísimos espacios cual si fueran puertas abiertas de par en par. Lugar de castillo y valles; rincón del mundo con sus típicos trenes de vapor; ciudades, pueblos, aldeas y cortijos ubicados entre preciosos parajes. Y, por supuesto, su gente. Gente cálida, alegre y sencilla como son los habitantes de GALES.

 

 

 

 

Gales la historia de un bello pueblo

 

Conocer la historia de Gales es  conocer parte del pueblo mismo. Una historia que se remonta a finales del primer milenio y que hoy perdura, haciendo de Gales una nación más prospera y bella  que acrecienta sus encantos del pasado con el actual presente y el promisorio porvenir. Un país de contrastes y de ensueños. Un lugar para visitar  y ser recordado no solo por la historia, sino por nuestro espíritu natural aventurero con alma y corazón.

 

Fue a finales  del  primer milenio  cuando los celtas  introducen a gales la técnica del  hierro, lo que  diera un posterior florecimiento industrial. Más tarde, después de la conquista romana, en el siglo I, Gales sirvió de frontera imperial  con establecimientos militares, pero sin una, propiamente dicha, colonización  agrícola o ciudadana. La colonización  romana  no supuso la romanización del país, el cual conservo, por mucho tiempo, el idioma y tradiciones propias de los celtas.

 

El idioma gales  proviene  de los celtas, mientras que el cristianismo es introducido por monjes también celtas  provenientes de Irlanda y adoptado en el siglo VI. Por esta época, los clanes  de pastores y granjeros, divididos en los reinos del norte y del sur, sostienen luchas constantes con sus vecinos los anglosajones.  Es en la primera mitad del siglo decimo cuando el rey  Hywel Dda (910-950) unifica al país, codificando leyes, codificando costumbres, y dando una protección especial a los bardos, quienes posteriormente habrían de ser los propagadores de la cultura galesa.

 

Después del brillante reinado de Gruffydd ap Llewwlyn (1093-1063), los conquistadores normandos establecen condados fronterizos en el sur de Gales, protegiendo de este modo sus tierras inglesas. A partir de aquí y desde este momento se inicia una lenta colonización de los valles galeses por parte de los barones normandos. Durante el siglo XII las luchas internas de Inglaterra frenan la invasión y expansión inglesa a Gales. Este periodo coincide con el gran florecimiento de la cultura galesa medieval.

 

En 1282, el último rey gales, Llewelyn ap Gruffydd, es derrotado y muerto por Eduardo I, quien en 1284, mediante el estatuto de Rhuddland, establece en Gales el dominio inglés, nombrando en 1301 a su hijo Príncipe de Gales, títulos que desde entonces llevan los herederos al trono de Inglaterra.

 

La historia relata que el rey Eduardo I deseaba extender el dominio y autoridad de Inglaterra sobre toda  la Gran Bretaña. Marcha pues hacia  Gales y, aunque los galeses resisten por un considerable  periodo de tiempo en sus colinas, su líder LIewelyn, es traicionado y asesinado. Después, a fin  de procurar y conseguir la buena voluntad de los galeses, el rey Eduardo les dijo que les daría un príncipe que hubiese nacido en Gales y que no hubiese hablado jamás palabra de inglés. Y eso fue lo que les dio: un príncipe que había nacido en Gles y que no hablaba una sola palabra de inglés. El rey les presento  a su hijo, un niño recién nacido. Había nacido en Gales y por supuesto no hablaba nada de inglés ni ningún otro idioma. Historia y leyenda verídica. A partir de entonces, el hijo primogénito del rey de Inglaterra (en este caso el hijo primogénito de la reina), es conocido como el Príncipe de Gales.

 

Tiempo después,  Enrique VII, de la dinastía de los Tudor, inicia  una política de asimilación de Gales a Inglaterra. Durante el reinado de Enrique VIII, una serie de decretos parlamentarios completan el proceso de dominación inglesa en 1536. Entre los decretos que se establecían en las Actas de Unión estaban: la  declaración del idioma inglés como el idioma oficial y legal; la abolición de las leyes galesas, que diferían de las inglesas; la adopción del régimen de primogenitura; y el envio de representantes galeses al Parlamento inglés.

 

A partir de este momento, a pesar de estar unida a Inglaterra, el País de Gales conserva su nacionalismo y vida cultural propia. Primeramente católica, luego calvinista reformista, Gales fue cambiando y transformándose  en un país próspero. La iglesia Calvinista metodista alienta un nacionalismo gales no político, lo mismo que la conservación de la lengua  galesa, en 1944, la Iglesia Anglicana deja de ser oficial, y,  en 1966, es elegido el primer diputado nacionalista gales.

 

Finalmente,  el 1º. De julio de 1969, en una ceremonia llena de esplendor,  el hijo primogénito de la reina Elizabeth II de Inglaterra, es coronado como el soberano numero 21 al título de Príncipe de Gales. Hoy en 1987, Gales continúa su historia. Una historia que la forman sus hombres y su pueblo, y una historia que crece y se engrandece al continuo  paso del tiempo.

 

 

Gales: tierra de artistas, escritores, poetas y cantantes

 

Gales es una remota y romántica región de la Gran Bretaña, en cuyas montañas se fortificaron los bretones en busca del refugio contra los romanos, sajones y normandos. Aquí, preservaron su espíritu de individualismo celta y su propio lenguaje. Un país de preciosos paisajes  y de grandes  artistas, escritores, poetas y cantantes.

 

El país ocupa una extensión de 20,761 kilómetros cuadrados, una tercera parte de nuevo León, aquí en México, que ocupa un área de 64,924 kilómetros cuadrados. El País de Gales está situado al suroeste de la Gran Bretaña y ocupa un amplio saliente montañoso comprendido entre: el Canal de Bristol, al sur; el Mar de Irlanda, al norte; y,  el Canal de St. George, al oeste.

 

El país de Gales lleva por nombre, en inglés, Wales. Su población de 2 millones 725 mil habitantes se dividen en 13 condados llamados shiresy  en tres grandes y hermosas regiones. Primeramente la Gales del Norte, la región más montañosa,  y la más típica y tradicional. En segundo término se halla Gales Media o Gales Central, región dfe francos y verdes llanos, plenos de cultivos, sobre todo en la parte oeste. Por último, la tercera región, la Gales del Sur, región llena de belleza y donde su actividad principal es la minería. Es aquí, en esta última región del sur donde se encuentra asentada la capital de Gales: Cardiff.

 

El País que ha dado al mundo grandes hombres en todos los campos, hoy se conocen grandes personajes de la historia  y la cultura. En la literatura, arte, poesía y teatro es igual. Escritor y poeta, Davydd ap Gwilyn canta a la naturaleza; John Morris-Jones se convierte en modelo de la poesía  lírica contemporánea; mientras que D.T. Davies y R. G. Berry destacan en la esfera del teatro. Hoy todo mundo conoce artistas de la talla y magnitud como el ya  desaparecido actor galés Richard Burton, y el cantante moderno Tom Jones.

 

 

El País y su economía

 

Gales es una tierra productiva y su gente está dedicada a la vida y al trabajo. Ligado a la economía inglesa. Gales emplea y utiliza la misma moneda que Inglaterra. Por lo tanto, la moneda circulante es la British Pound  (la Libra Inglesa), que para el momento de redactar este artículo (el martes 17 de febrero de 1987), se hallaba en una relación de 1.52 dólares por cada libra esterlina que deseara comprar; es decir, que la libra tiene un mayor valor que el dólar  norteamericano.

 

Ahora bien, si deseáramos comparar la moneda inglesa contra el peso mexicano, estaríamos hablando de una relación aproximada (para esta misma fecha 16 de febrero) de1, 568 pesos por cada libra esterlina que deseáramos comprar.

 

Actualmente, las principales industrias de Gales son las fundiciones de acero en Edw Vale y Margam; además de importantes refinerías de petróleo de Midford Haven, de las más capaces de Inglaterra y, que puede refinar en conjunto unos 17 millones de toneladas anuales. Esto sin contar una tercera refinería en Llandarcy. Aparte, entre otros de los importantes y serios renglones de la economía galesa se encuentra la  agricultura, la industria de la hulla, la minería, la pesca y el turismo.

 

 

Como llegar al País de Gales

 

Todo es sencillo y hay muchas formas para llegar al País de Gales. Una de ellas es el avión. Si está usted en Monterrey, de aquí vuele a Houston; y de Houston tome la KLM que lo llevara hasta el Aeropuerto Internacional de Schipol en Ámsterdam, Holanda. De aquí  tome un último vuelo que lo llevará en no más de una hora hasta el aeropuerto de Cardiff, la capital de Gales.

 

Otra manera sencilla, es volar directo Monterrey-Houston  y Houston-Londres  a través de British Caledonian o Continental Airlines. Usted llega a Londres y de aquí puede usted decidir, ya sea  por tomar otro avión, en este caso de la British Airways, y arribar en no más de 20 minutos al aeropuerto de la capital galesa. O bien, si lo prefiere, tome un confortable y rápido tren Inter-City que lo llevara en no más de dos horas desde la estación londinense de Paddington, hasta el mero centro y corazón de la ciudad de Cardiff.

 

 

Gales: país de castillos y paisajes    

 

Gales es un país pleno de color, lleno de hermosos paisajes y espacios limpios y abiertos. Lugar lleno de castillos y donde la sonrisa y el calor propio  de la gente le darán la más cálida de las bienvenidas.

 

“Croeso ¡Gymru!”, dicen los galeses, en su idioma, para expresarnos y decirnos: “¡Bienvenidos a Gales!”. Galeses y carismáticos y con don de gentes. Gente tremendamente hospitalaria, llena de vida y sonrisa e inquietud vibrante que hacen contagiarse a uno de su forma de ser. Gente perspicaz, aguda y llena de simpatía y carisma.

 

Recuerdo haber tenido- en mis años de estudiante universitario- allá por 1975, cuando estuve un año estudiando en Inglaterra, haber tenido un maestro galés: Mr. James. ¡Que finura de persona! Su conocimiento del idioma y de muchos varios más, su risa y agudeza irónica, muy propia de los ingleses y los galeses, en especial. La manera de ver las cosas, ese sentido de la vida y entusiasmo por vivir. Fueron días en que aprendí mucho por eso guardo grandes recuerdos y un gran cariño a la gente de Gales.

 

Y hoy, que me toca hablar de Gales, he de dar las gracias más cumplidas a la British Toutist Authority de Londres, Inglaterra, lo mismo que a la misma oficina con sede en Galla, Texas, quienes  me ayudaron proporcionándome  valiosa información y material fotográfico, para la preparación de este artículo.  Ellos saben de la existencia de esta sección y estoy seguro que les encantara saber que muy pronto gente de México irá a visitar ese hermoso país de Wales: el País de Gales.

 

 

Lo mejor de Gales

 

Gales es una tierra primorosa llena  de valles y castillos; un país lleno de misterio, historia y gran belleza;  un precioso rincón del mundo donde el Principado y la Princesa de Gales tienen un lugar muy especial en su corazón para su Principado, esperando que los visitantes gocen del placer al conocer el País de Gales.

 

Los gales se preocupan porque sus visitantes conozcan lo mejor. Y, ya sea el norte, la parte media, o el sur; todo Gales nos brindará lo mejor   de su belleza y calidad humana. Los galeses son excelentes y el país es de maravilla. El ver esos parajes de real ensueño, entre campos de un verde espectacular, y ríos que serpentean y se conectas entre sí. Montañas y Valles, laderas y playas, rocas de arena y mar. Todo esto y más es lo que nos ofrece Gales. Un país distinto, un país con diferencia, donde sus habitantes los galeses nos enamorarán con su mágico canto del idioma, propio de ellos. Sus típicos bailes y festividades son algo único que solo podremos apreciar si vamos todos juntos a Gales.

 

Visitar Gales  es como estar en nuestra casa cuando disfrutamos los mejores momentos. No se preocupe por el idioma. Usted seguro sabrá inglés, y si no, que importa. Usted goce de la vida, la música y el carácter de la gente. Los Welsh (los galeses) son personas súper amables y muy cálidas. Ellos están orgullosos de su pueblo y de ser galeses. Muchos de ellos, incluso, saldrán  de sus casas para darles la bienvenida, para ayudarles y mostrarles su camino y su ciudad.

 

 

Gales: Tierra de Historia

 

Tan pronto llegue usted a Gales se dará cuenta de que este es un lugar lleno de historia y de mágico misterio. Paisajes antiquísimos abrigando protectoramente una serie de históricos edificios  y monumentos de parecida antigüedad. Simbolismo  del mágico  pasado y nebuloso tiempo. Aquí en Gales apreciará  usted los famosos “crómlech”, esas famosas construcciones milenarias formadas mediante piedras verticales con una gran piedra horizontal colocada a manera de techo; construcción muy similar a la que se advierte en Stonehenge, en Inglaterra. Las piedras de Stonehenge, de hecho, provienen de Gales, de las Colinas de Preseli. Nadie sabe cómo llegaron a Salisbury Plain, en el sur de Inglaterra.

 

Misterios y leyendas se conjugan en diversos lugares como aquellos de las fuentes santas y manantiales, lo mismo que fortalezas y fundaciones religiosas  de los primeros santos de la Iglesia Galesa, incluyendo el propio St. David (San David), patrono del país.

 

En muchísimas partes de Gales usted podrá ver recuerdos y reminiscencias de los metódicos conquistadores romanos, quienes al sur dejaran fuertes fortalezas, balnearios y villas. Los galeses de la Edad Media dejan a la historia vestigios de hermosas abadías sólidos castillos, muchos de los cuales están ahora reducidos a evocativas ruinas.

 

Gales es una comarca conocida por sus grandes y bellos castillos. Es por eso que no es muy  difícil encontrar,  en cualquier camino que tomemos, no uno sino varios castillos, al paso de nuestra ruta. Cada uno con su estilo propio, cada uno con su historia y cada uno con carácter diferente.

 

Muchos de ellos están ahora en ruinas, pero esto es solo parte de ese toque. Un toque, por decirlo así, atmosférico, que le hará a uno trasladarse a tiempos remotos y recordar aquellos días de recias batallas. Intrépidos combates, combates a caballo, donde los caballeros con su yelmo y su montura pregonaban la gloria del honor y la victoria.

 

No deje de ver los espectáculos, desfiles y representaciones de episodios históricos que se llevan a cabo en las inmediaciones de muchos de los castillos. Festivales, exhibiciones y conciertos son presentados aquí. Eventos y gestas históricas tienen lugar nuevamente en los mismos sitios que hace cientos de años tuvieran lugar en los castillos que habitasen los mismos galeses de hoy día.

 

 

Viajando por Gales  

 

Goce uno de los más grandes placeres que le ofrece Gales. Viaje por tren, autobús o carretera. Viaje en su propio carro o  rente un automóvil. El contemplar las maravillas vistas que ofrecen sus paisajes es como respirar un aire completamente puro que vivificara su alma y su espíritu. En verdad, no en todas partes o países del mundo podemos admirar paisajes y parajes de tan majestuosa belleza.

 

Los valles y campiñas se dejan ver entremezclados con lagos y ensortijados ríos al paso del turista y explorador visitante que desea conocer el mundo. Deténgase  en cada punto que le guste o más le llame la atención. Camine por los alrededores. Suba por las colinas, de un paseo por los ríos o tome un velero en alguno de los lagos. Tome fotografías, descanse, respire y continúe.

 

 

Recorriendo Gales 

 

Un buen comienzo para iniciar su recorrido entrando a Gales es haciendo una pequeña parada en Chepstow.. Aquí encontrará usted la primera imagen de un castillo galés; bello, grande y antiguo. Casi detrás de éste, vera el famoso y viejo puente de hierro que cruza el río Wye.

 

Siga su camino y diríjase hasta Cardiff, la vibrante ciudad capital de Gales. La ciudad está llena de vida, elegantes tiendas, boutiques, arcadas, pasajes. La vida nocturna es de gran ambiente. El comercio y la actividad febril es parte del dinamismo de la ciudad. Visite el Castillo de Cardiff, la Catedral y el Museo Folklórico de la ciudad. Muy cerca de Cardiff, vaya a Caerphilly, uno de los mejores castillos de Gales. Un castillo de fuerte construcción  circundado por numerosas defensas.

 

Enfile ahora hacia Swanseg,  pintoresco pueblo con su bella marina y su museo industrial y marítimo. Diríjase rumbo a la Península de Gower y goce de los preciosos paisajes. Pocas veces he visto algo tan bello como estos hermosísimos paisajes junto a la costa galesa. Un paraje asentado en una baja planicie, toda de color verde y salpicado con pequeñas casas blancas y de ladrillo beige y gris. Aquí, admira la costa, el mar y piense realmente el regalo tan grande que nos ha dado Dios, al poder cantar  y poder apreciar tanta belleza en un solo lugar.

 

Pase a través de Kidwelly  y conozca su castillo. Siga hasta alcanzar el castillo de Comarthen. Procesa hacia el sureste  hasta llegar a un lugar de descanso y playa de arena llamado Tenby. De aquí continúe hasta Pembroke, uno de los mejores lugares. Aquí encontrará un primoroso castillo rodeado por mar en tres de sus lados.  

 

Vaya ahora a St. David, lugar donde se encuentra  enterrado el santo patrono de Gales. La catedral y el palacio en ruinas, justo al lado, le permitirán mucho que ver y apreciar. Tome su tiempo. Usted no tiene prisa. Además  el ambiente, “ese algo” que se respira en la ciudad, sus restaurantes, las tiendas, los pequeños centros artesanales y tiendas de artesanía le tentaran a quedarse. Un lugar pintoresco al igual que el Pembroque Costal. Path. (El Camino de la Costa de Pembokshirs-el Condado de Pembrok-)  todo es precioso, por eso yo lo invito a quedarse uno o dos días más en este lugar de ensueño.  

 

A partir de este punto usted estará en las inmediaciones de Snowdonia National Park (Parque Nacional de Snowdonia). Muy cerca de aquí se encuentra Barmouth y Harlech, cuyo castillo del siglo XIII podrá usted divisarlo mucho antes que pueda llegar hasta él. La puerta del castillo tiene tres pisos de altura. Desde lo alto usted tendrá magníficas vistas a contemplar.

 

Vaya ahora al Castillo de Caernarfon, lugar de gran belleza escénica. Atraviese por el famoso puente colgante hacia la Isla de Angelesey, cuya costa es un área sobresaliente belleza. Viendo hacia tierra firme se encuentra el Castillo de Beaumaris, uno de los “diez más grandes “castillos de Gales. Vaya a otro de “los grandes”, el Castillo de Conway, y conozca, en esta misma ciudad, la casa más pequeña de toda Bretaña. Esta pequeña casa tiene solamente un metro 80 centímetros de ancho.  

 

Termine su recorrido de la costa galesa yendo a Llandudno, un lugar muy popular de descanso a la orilla d la playa en la costa norte.  Cerca de aquí hallará los Jardines de Bodnant y el Erías Park. Con el único e increíble “Dinosaur World”  (“El Mundo del Dinosaurio”). Inglaterra y Gales son conocidos mundialmente por los grandes hallazgos habidos en el campo de estos enormes “animalitos” prehistóricos. Por  último, diríjase a Rhyl, lugar lleno de sol, último punto de la costa norte de Gales, y donde se encuentra un gran centro de diversión.

                                                                                                                                                           

Y ahora, baje por el lado derecho de Gales. Encamínese hacia el sur hasta llegar a Ruthin. Llegue un miércoles. Verá que este pueblo medieval, como si fuese aún habitado por gente del medioevo, luciendo trajes típicos de la época revistiendo a la ciudad con un  toque mágico de tradición y elegancia. Todos los miércoles de verano se celebran grandes fiestas donde podrá aprecias lo más típico del pueblo gales. Cantos, bailes, luchas, combates representados por caballeros con su armadura, escudo, y  yelmo; música, comida y bebida; y muchas, muchas cosas, mas. Así es Gales, de usted y para usted.

 

Un siguiente punto es Welspool donde podrá ver el Castillo de Powis, una preciosa casona construida en arena roja. Siga el curso del rio Wye hasta llegar a los hermosos parajes y colinas de Parque Nacional de Brecon Beacon. Le sorprenderá la belleza de este lugar. Si le gusta caminar o acampar, hágalo. Este paraje es excelente. Una vez habiendo disfrutado este lugar, descienda más abajo hasta llegar, descienda más abajo hasta llegar a las Blak Mountains (las Montañas Negras), un lugar de gran tranquilidad, muy propio para respirar descansar y meditar. En Abergavenny se hallan ruinas de un castillo y un importante museo, aunque el atractivo principal es la iglesia de Santa María.

 

Continúe hacia Raglan, cuyo castillo, se dice, el último en construirse en la Edad Media. Por último, vaya y admire las hermosas ruinas de la Tintern Abbey (la Abadía de Tintern), un monasterio cisterciense  de los siglos trece y catorce. Un monasterio de enorme belleza, situado en un igualmente espléndido paraje junto al río Wye. Ya de aquí, a unos cuantos kilómetros, nos encontraremos nuevamente  tocando Chepstow, lugar donde iniciáramos este fabuloso recorrido.

 

 

Cardiff: la capital más joven de Europa

 

Gales como Escocia, Inglaterra e Irlanda del Norte forman parte del Reino Unido de la Gran Bretaña. Y como si fuesen tres lindas hermanas, retienen todas ellas su propia cultura, sus propias tradiciones y, sobre todo, su propio idioma. Usted llega a Gales y todo esto será evidente: los rótulos, los señalamientos y avisos de información están dados en ambos idiomas: en gales y en inglés.

 

A diferencia de otros países, Gales no tenía una ciudad que se le reconociese como su capital, sino hasta 1956, cuando la Reina Isabel II de Inglaterra confiriera y otorgara oficialmente este gran honor a la ciudad más joven de Europa, y una de las de más pequeña población.

 

Cardiff es una ciudad llena de vida. Su nombre en galés es Gaerdydd. Una ciudad que se enorgullece de sus más de 1900 años de historia. Ciudad bulliciosa y llena de colorido con una población de alrededor de 280,000 habitantes, llamados cardiffense.

 

Cardiff es una ciudad moderna de grandes vestigios romanos y normandos a sus alrededores. Todo en la ciudad se halla a muy poca distancia una cosa de otra. Una ciudad amigable y de gente cordial. Visite primeramente el Castillo de Cardiff con sus 1900 años de historia. Los rumanos fueron los primeros “constructores” y usted puede ver lo anterior en los restos de estos masivos muros de más  de tres metros de ancho.

 

Vaya ahora al Civic Centre (el Centro  Cívico), uno de los más grandes del mundo y que está situado a unos cuantos metros del Castillo de Cardiff. Conozca luego el City Hall (el Ayuntamiento) con su hermosa torre del reloj y su “Hall” o recibidor de mármol que aloja a los principales héroes de Gales. Al lado, visite  el Museo Nacional de Gales. Sus múltiples galerías exhibiendo pinturas y donde uno podrá admirar y apreciar exposiciones sobre la historia de gales y su gente.

 

Vaya a St. John’s Church (la iglesia de St. John o de San Juan). Esta se encuentra en medio del centro comercial y zona de tiendas. Una iglesia cuya fina torre fuese construida en 1473, y que ha jugado un papel  importante en la vida diaria de Cardiff por muchos años.

 

Conozca ahora el Welsh Folk Museun (el Museo Folklórico de Gales). Vuele en la máquina del tiempo y conozca más de cerca las costumbres y tradiciones de los galeses. Entérese de su pasado visitando este museo que se encuentra en las afueras de St.Fagan.

 

Diviértase en grande en Cardiff y todo Gales. Recorre sus bares, restaurantes y discotecas. El ambiente le encantará. Los cardiffenses y todos los galeses son gente que goza y le invitara a gozar aún más. Una buena manera de iniciar el día es yendo a conocer el St. David Centre, un muy bonito centro comercial en el mero corazón de la ciudad.

 

Lugar lleno de tiendas, pasajes, arcadas, boutiques, tiendas exclusivas, tiendas de ropa, juguetes, regalos, discos, libros, bares, pubs, cafés, restaurantes, y muchas cosas más. Recorra la ciudad, recorra sus calles, platique con la gente, pregunte, conozca. La ciudad está llena de vida, y la vida es para usted.

 

 

Lo mejor de los Castillos

 

Gales es ante todo una tierra de castillos. Los expertos no se han puesto aún de acuerdo a precisar su número, pero la mayoría concuerda que son alrededor de 400 castillos los que se pueden encontrar, cien de los cuales se hallan abiertos al público. Todos ellos son bellos y majestuosos. Unos son más conocidos que otros, pero todos ellos con lo suyo propio.

 

Par mí lo más bonito de estos castillos es que todos se encuentran situados en parajes increíbles. Castillos y fortalezas se hallan enmarcados en verdes y extensos campos que dan un toque único y espectacular a este hermoso País de Gales. Y si bien todos ellos tienen su belleza y esplendor, cinco de ellos son, a mi modo de ver, los más importantes a conocer. Tres de ellos se encuentran en la región norte del país; uno más en la región media, justo en el límite de la región norte; y otro más, el quinto, en la región sur de la comarca.

 

El Castillo de Conway es uno de los mejores a lo largo de la costa norte. Una joya de arquitectura medieval comisionada por Eduardo I. uno de los mejores castillos de Gales. En su construcción se empleó la mano de obra de 1,500 artesanos, trabajadores y albañiles en  un programa de trabajo de 6 años, que duró de 1283 a 1289.  Comandando el estuario del rio Conwy, este magnífico castillo  pareciese como si sus puentes uniesen el pasado y el futuro de esta preciosa comarca del país de Gales.

 

El Castillo de Caernarfon  es uno de  los más preciosos que existan. El castillo tiene muchas asociaciones a  la  noble y alta realeza. Construido por Eduardo I, en 1283, para que fuese el palacio de su primogénito hijo el Príncipe de Gales, que naciera aquí; y además,  para que fuese el asiento principal del gobierno para este Principado.

 

El Castillo de Harlech, situado alrededor de la costa, un poco hacia el oeste, en el límite de Gales del Norte y Gales Medio. La sólida fortificación del castillo hace pensar  en el deseo de poder y fortaleza que Eduardo I  quería dar a entender. La vista desde lo alto es increíble, pudiendo divisarse desde aquí los 7 kilómetros de playa que se extienden al frente de la costa.

 

El Castillo de Beaumaris. Un precioso castillo hecho fortaleza y que se encuentra dentro de otros muros. El castillo se encuentra en la Isla de Anglesey. Empezando a construir en 1295 en un sitio y paraje virgen, este castillo nunca fue terminado. Se necesitaron la fuerza de 400 expertos albañiles y más de 2,000 jornaleros en la construcción de este precioso castillo que se encuentra al abrigo de un anillo formado por un muro protector. Muros dentro de paredes y paredes dentro de muros.

 

El Castillo de Caerphilly. Al sur  de Gales, no más allá de doce y medio kilómetros de la ciudad de Cardiff. Una tremenda estructura que representa uno de los puntos cumbres de la arquitectura militar medieval. Su plano concéntrico, sus defensas de agua y sus fosas lo hacían inexpugnable en aquellos días. Incluso Cromwell, allá por el año de 1600 le fue imposible destruirlo. Este castillo fue construido entre 1268 y 1271 y fue el refugio posterior del rey Eduardo II en 1326. El castillo es uno de los más visitados y entre sus características más singulares se encuentra una de sus torres, la cual tiene una inclinación a un ángulo  mucho mayor que el de la torre inclinada de Pisa. Actualmente el castillo en casa y lugar de fascinantes exhibiciones y técnicas  de defensa y combates medievales. Fiesta y colorido magia y esplendor.

 

 

Siguiendo en Gales

 

Gales está lleno de lugares y parajes a visitar. Vaya a New Quay, pequeño y típico pueblo que lo invitará a descansar en las playas de la costa media de Gales. Veleo y gente tomando  el sol es parte de lo que le ofrece este lugar. Ahora que, si usted desea ir al interior, vaya pues a la región de Cedar Range y disfrute de los paisajes que le ofrece esta región. Reanímese  viendo lo precioso de las montañas, la vegetación tapizada de diferentes tonos verdes, ríos, lagos y muchas cosas más. Otro lugar es el Bala Lake, un muy bonito lago, también ideal para el veleo.

 

 

El Príncipe de Gales

 

Lentamente y con evidente cuidado, la Reina Isabel II de Inglaterra, colocaba la corona de oro sobre la cabeza, de Charles Philip Arthur George (Carlos Felipe Arturo Jorge). Príncipe del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Duque de Cornwall y Rothsay; Conde de Carrick, Barón de Renfrew, Lord de las Islas y Gran Mayordomo de Escocia, príncipe de Gales y Conde de Chester. Luego de esto, el joven príncipe, llevando todo el peso de estos títulos, tomo su corona en sus manos y se la acomodo en una posición más firme y segura. Ya era Príncipe de Gales.

 

Era una imponente ceremonia de coronación que tenía lugar en el Castillo de Caernarfon ante más de 4,000 importantes invitados y millones de espectadores que presenciaban por televisión tan importante ceremonia. Era el 1º. De  julio de 1969 cuando el hijo mayor de la Reina Isabel de Inglaterra era investido, recibiendo la corona, como el vigésimo  primer príncipe ingles de Gales. Toda una ceremonia de lujo y esplendor. Hoy, 17 y medio años  después, el Príncipe Carlos sigue siendo el Príncipe de Gales, ahora acompañado de su alteza la Princesa Diana, quien junto con el Príncipe, son los herederos al trono de Inglaterra.

 

 

Gales: lo mejor de Gran Bretaña 

 

Un país de paisajes y castillos, historia y tradiciones, música y costumbres. Lugar donde el idioma se vuelve música, y la música  poesía. País, comarca y región portadora de una gran  herencia. Belleza de ciudades y hermosura de parajes y rincones que solo ofrece el país de GALES.

 

 

Música de fondo: "Epona", tema original de Enya.

 

           

 

 

Artículo aparecido en el periódico “El Porvenir” de Monterrey, México, el 22 de febrero de 1987.

 


 

Volver a la Página de
Europa

 

      Páginas en Internet    

 

 

  Embajadas en México: Embajadas acreditadas en México

  ONU: Organización de las Naciones Unidas    

  OMS: Organización Mundial de la Salud

  ADI: Alzheimer’s Disease International

  RAE: Real Academia Española

  GP: Green Peace

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2011 / Derechos Reservados.