/ / Europa  

 

 

 

 

Albania

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

Conocido y llamado por sus habitantes como “El lugar de las águilas” o “País de las águilas”, esta nación se encuentra enclavada en la península de los Balcanes que está situada entre Grecia y Yugoslavia y da frente a la costa del Mar Adriático. Teniendo una extensión de 738 kilómetros cuadrados y una población de cuatro millones de habitantes, el país es algo fuera de lo común. Tirana, su capital, cuenta con 250,000 habitantes. El idioma oficial es el albanés, una mezcla de turco y algo –muy poco- de griego. Me refiero a la blanca Albania.

 

 

 

 

Un nuevo comienzo

 

Cuando uno habla acerca del mundo, inmediatamente vienen a nuestra mente la percepción de un globo terráqueo, un sinnúmero de países, gente y más gente, situaciones mundiales, problemas, conflictos, viajes, hechos, conquistas y muchas cosas más. Cada uno tiene su percepción y cada percepción es diferente.

 

Hablando de países, los dos continentes que vienen más rápido a nuestra mente son América y Europa. Nosotros, que vivimos en el Nuevo Continente nos vemos fascinados por la idea de conocer Europa, el Viejo Continente, que, con sus países, su gente, sus costumbres y su cultura, nos atraen de manera misteriosa.

 

Muchos van a Europa en plan de paseo y diversión; otros más, en plan de estudio. Algunas personas desean ir para admirar sus monumentos y edificios; otros más, para conocer la historia y cultura de sus pueblos.

 

Algunos van para estudiar algún curso, aprender, idiomas; otros más, van por cuestión de negocios. Muchos van como aventureros y en la aventura encuentran la realidad de los pueblos y la verdad des sus costumbres. Muchos mezclan todos estos factores, pero todos, absolutamente todos, se enfrentan y maravillan por la cultura y la historia que existe en Europa.

 

Es obvio que, para el que no haya viajado al Viejo Continente, deseé conocer lo más típico de Europa. Los países que más saltan, a la mente son: España, Inglaterra, Francia, Italia y Alemania. Luego vendrán países como Suiza, Austria, Bélgica y Holanda. Después vendrán los países escandinavos: Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca.

 

Vendrán también a nuestra mente países como Grecia y Yugoslavia. Principados como el de Andorra, Liechtenstein y Mónaco. Ducados como el de Luxemburgo. Países preciosos como Irlanda, Escocia o Islandia. Podrá ser Rusia, o el bloque de países socialistas como Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Rumania o Bulgaria, pero pocos, poquísimos, por no decir ninguno, pensará en un pequeño país enclavado en Europa que es digno de conocerse y visitarse: Albania.

 

Las razones por las que Albania no se conocido, pueden ser muchas. Algunas pueden atribuirse a las propias agencias de viaje que buscan promover más el turismo lucrativo que la cultura, el conocimiento y entendimiento entre los pueblos. Otra razón es que la gente que viaja por primara vez a Europa o que gusta de viajar al Vejo Continente, prefiera países conocidos. La tercera razón es que Albania, hasta hace poco, ha abierto las puertas al turismo.

 

Pocos conocen acerca de Albania. Muchos, incluso “universitarios” (comenzando con gente de turismo, comunicación, información, psicología y hasta de relaciones internacionales), ni siquiera saben dónde se encuentra geográficamente este país, ni tampoco cuál es si situación política social o económica.

 

Muchos creen que Albania forma parte de Rusia. Otros más la consideran parte del continente asiático. Algunas personas creen que se encuentra en África. Sin embargo, Albania está situada en Europa, teniendo como límites a Yugoslavia, hacia el norte y noreste; y Grecia, hacia el sur y sureste. Así mismo, Albania da hacia la preciosa costa del Mar Adriático.

 

 

Albania entre los demás

 

Todos los países del mundo son interesantes. Todos tienen su belleza, todos su historia y todos su misterio. Unos tienen encanto, otros su presente. Albania me interesó por un motivo, si quieren simplemente infantil. Estando en primaria, a finales de los años 60’s, se llevaba clases de Historia y Geografía. Me acuerdo bien de los libros (“La Tierra” de Delgadillo y “Geografía General” de Zepeda y Castellanos). Eran libros de segundo y tercer año de primaria. Aprendíamos largas listas con los nombres de todos los países del mundo, junto a sus respectivas capitales. Y, Albania, junto con Afganistán, iniciaba la larga lista. Esto fue lo que me llevó a conocer a Albania, un país que comienza con la “A” y termina con la “A”.

 

 

Algo sobre Albania

 

Albania o República Socialista de Albania, lejos de ser el país más pobre de los Balcanes, su nivel de vida es en realidad más alto que muchos de sus vecinos. Sus suministros de cromo, aceite y níquel aseguran fuertes lazos comerciales a nivel mundial. Cientos de turistas de diversas partes del mundo visitan año con año este país, donde, como caso raro, los precios no han cambiado desde 1950, donde sus líderes se ufanan de no cobrar impuestos, donde no existe inflación, y donde el crimen es casi desconocido.

 

El país de la blanca Albania, la Rivera de las Flores, aún merece este nombre, pues sus 112 kilómetros de playas y costa sobre el Mar Mediterráneo, entre Vlora y Saranda no tienen edificios que vayan más allá de los cuatro pisos. Un lugar en que sus calles están salpicadas profusamente de flores, y donde los automóviles que circulan se cuentan por cientos y no por miles.

 

 

La historia de Albania

 

La historia de Albania, cuyo nombre oficial es “Repúblika Popullore e Shkipërísë” y conocida por los albaneses simplemente con el nombre de Shquiperise, es una serie constante de hechos que constatan y demuestran una continua serie de invasiones y ocupaciones. El país ha sido parte de los imperios romano, otomano, y veneciano. Su héroe nacional Jorge Castrota, llamado Skanderber, logró la unidad de Albania en 1467. Al morir él, el país pasó a la dominación turca. No fue sino hasta 1912 en que se asegura su independencia mediante un gobierno provisional proclamado en Vlora. Dicha independencia fue confirmada el mismo año por la llamada Conferencia de Embajadores celebrada en Londres. Inglaterra.  Así mismo, fue aquí donde se confirman los límites geográficos de Albania.

 

Años más tarde, se establece un régimen liberal bajo el mando de Fan Noli, en 1920, pero éste es derrocado en 1924 por Ahmet Zogu, quien estableció a Tirana como la capital instaurando la República en 1925, y proclamándose Rey de de Albania, en 1928.

 

Tiempo después, Albania sucumbe a las fuerzas italianas, donde, luego de la invasión por parte de Italia, en 1939, Mussolini hizo que el rey de Italia tomara el título de Rey de Albania. Situación que persistió hasta el fin de la guerra, tiempo en que se abolió la monarquía. Mientras tanto, Zogu había huido a Gran Bretaña, alojándose en el Hotel Ritz de Londres, Inglaterra, donde estableciera y fundara un gobierno en el exilio.

 

En 1941 es fundado el Partido Comunista Albanés, el cual juega un papel activo en la resistencia contra los alemanes e italianos. Es entonces cuando Enver Hoxha es electo Primer Secretario de Partido, puesto que ocupó hasta su muerte en 1985.

 

Ya en enero de 1946 había sido proclamada la República Popular de Albania (“Repúblika Popullore e Shkipërísë”), la cual es amenazada casi de inmediato por la Guerra Civil de Grecia y por los intentos de Yugoslavia de incorporar a Albania dentro de una Federación. Actualmente Ramiz Allia es el sucesor de Enver Hoxha y los especialistas en materia política creen que haya poco cambio en las relaciones políticas, sociales y diplomáticas de este país con el resto del mundo. Y, en casi de que haya cambios, estos serán muy calculados.

 

 

Albania y sus relaciones diplomáticas

 

Durante la vida de Stalin, Albania tuvo fuertes lazos con la Unión Soviética y, por tanto, era hostil a Yugoslavia, que jamás ha dejado que impere el yugo ruso sobre ella. Es en 1961, que las relaciones ruso-albanesas se deterioran y todo nexo y trato diplomáticos son rotos. En 1968, Albania deja el Pacto de Varsovia en protesta por la invasión soviética a Checoslovaquia. (Recordar a Alejandro Dubcheck). No obstante, se siguieron manteniendo relaciones con los países del Este.

 

A fines de la década de los 60's y sus principios de los 70's Albania gozó de una fuerte relación con China, pero esta se hizo sumamente tirante como resultado del cambio en las políticas de del gobierno chino que siguieron a la muerte de Mao Tse Tung. Y, aunque las relaciones diplomáticas no se han roto, el trato es mínimo y ya no existen intercambios culturales como antes.

 

En cambio, las relaciones diplomáticas con países del bloque occidental han aumentado, gracias a la apertura de los albaneses, así como a la buena disposición por parte de estos países que ven en Albania un futuro prospecto de intercambio social, diplomático y comercial. Sin embargo, muchos países aún no tienen acceso a conocer y visitar Albania. Tal es el caso de Estados Unidos y Canadá, a quienes no se les permite la entrada.

 

Entre los países del llamado grupo de los “Siete Grandes” se encuentra Inglaterra, que hasta cierto punto, ha tenido un acercamiento más estrecho con Albania. Sin embargo, las relaciones diplomáticas entre la Gran Bretaña y Albania jamás se han restablecido después de la Segunda Guerra Mundial. El incidente del Estrecho del Corfú y la subsecuente retención del oro de Albania por parte del Banco de Inglaterra ha impedido la reanudación de las relaciones diplomáticas entre estos países por lo cual, la embajada de Francia en Tirana es la responsable de los intereses británicos y asuntos consulares en Albania. Sin embargo, las relaciones se iniciaron nuevamente en 1985.

 

Por último, en lo que respecta a las relaciones diplomáticas entre México y Albania, todo ciudadano mexicano que desease visitar Albania (cuando menos esto era hasta marzo de este año y, lo más seguro es que esta situación aún persista), debía tener su pasaporte en regla, llenar una solicitud de permiso de visita y presentar cuatro fotografías, presentando todo esto ante la Embajada de Albania en París, Francia. La solicitud era estudiada, y si ésta era aceptada, entonces uno pagaba el costo del viaje.

 

 

Cómo entrar a Albania

 

Albania sólo puede ser visitada en grupos de excursión, en viajes que tienen una duración aproximada de 10 a 12 días. La mayoría de estos “tours” o viajes tocan exclusivamente puntos y ciudades de Albania, aunque hay otros que incluyen también a Yugoslavia y otros más a Rumania. Cuando se toca Yugoslavia es solamente como punto de entrada o de salida, pues es a través de este país que se realizan vuelos especiales desde Belgrado, Titogrado o Dubrovink hacia Tirana, la capital de Albania.

 

Los principales países europeos de donde parten y se organizan los viajes de excursión a Albania son: Inglaterra, Francia, Alemania y Austria. Estos “tours” son auspiciados por el gobierno albanés y, los de mayor experiencia son los de Francia e Inglaterra. Los grupos que, son conducidos desde Inglaterra tienen más de 15 años de estarse realizando, mientras que los de Francia se realizan conjuntamente con la sociedad franco-albanesa. El costo de un viaje de 12 días tiene un valor aproximado por  persona de  90 dólares americanos, incluyendo avión, hospedaje y alimentos. Todo esto, claro está, partiendo de los países ya mencionados. Es en realidad muy poca la gente que conoce acerca de estos viajes; pero es, en verdad, una gran experiencia visitar este gran país: ¡La blanca Albania!

 

 

EI país

 

Albania, Shqiperise, conocido y llamado por sus habitantes como “El lugar de las águilas” o “País de las águilas”, es una nación enclavada en la península de los Balcanes que está situada entre Grecia y Yugoslavia y da frente a la costa del Mar Adriático. Teniendo una extensión de 738 kilómetros cuadrados y una población de cuatro millones de habitantes, Albania es un país fuera de lo común. Tirana, su capital, cuenta con 250,000 habitantes. El idioma oficial es el albanés, una mezcla de turco y algo –muy poco- de griego.

 

El país es oficialmente ateo ya que toda práctica religiosa fue prohibida desde 1961 cuando toda, las iglesias, mezquitas y monasterios fueron cerrados al culto. La mayoría de los templos e iglesias se han convertido en fábricas, cines o escuelas; aunque algunas otras se han transformado en museos. Muchos aún profesan en forma callada su religión, La mayoría de ellos mahometanos, así como un reducido número de católicos.

 

Para dar una idea un poco más clara de la extensión de este país, diré que ésta es un poco menor a la mitad de Nuevo León. Su superficie es un poco mayor al Estado de Nayarit y un poco menor que el Estado de Guanajuato. En población, Tirana, la capital, es del tamaño de Morelia o Cuernavaca.

 

 

Medios de comunicación

 

Albania tiene pocos medios de comunicación. Esto es tanto en el aspecto interno como en el extremo. Las principales vías de comunicación internas son las carreteras que conectan a Tirana, la capital, con los principales pueblos y ciudades. Sólo existe una vía ferrocarrilera, la cual va de Tirana a Durres (Durazzo). Esta vía tiene una longitud aproximada de 43 kilómetros. Este lugar, Durres, es una playa, un centro turístico; el principal y más conocido en Albania.

 

Existen tres tipos de contacto con el exterior. Por tierra sólo existe una carrera que comunica con Yugoslavia. Se espera que este año o el próximo se abran más puntos fronterizos. Por otra parte, no existe ningún tren que comunique a Albania con sus países vecinos. En lo que se refiere a comunicación por mar, el puerto de Durres se utiliza casi exclusivamente para comercio interior, si bien éste es un importante puerto de carácter internacional que mantiene vínculos comerciales con algunos países tanto occidentales como orientales.

 

Por último, el punto de mayor contacto turístico es a través del servicio que presta la JAT (Jugoslavenski Aerotransport), ofreciendo vuelos que parten de Yugoslavia, principalmente desde las ciudades de Belgrado, Titogrado o Dubrovnik. Países como Francia, Inglaterra y Austria, hacen escala en una de estas tres ciudades.

 

 

Aspecto económico

 

En el aspecto económico, Albania es afortunada al poseer grandes extensiones y reservas de gas natural, cobre y madera para la construcción. Al contar con yacimientos minerales y de petróleo, Albania es productor y exportador de cromo, níquel y aceite. Así mismo, el país es autosuficiente en productos comestibles como carnes, frutas, vegetales, lo mismo que cereales.

 

Algo realmente sorprendente es que su índice de inflación es de cero. No existe inflación en Albania. Los precios no han cambiado desde 1956. El gobierno no cobra impuestos o éstos son casi nulos. La planta industrial trabaja las 24 horas, a través de turnos de 8 horas cada uno. Un país realmente trabajador. Un país que exporta más de lo que importa y donde al parecer el único problema que se presenta es el de la falta de nueva tecnología.

 

Teniendo como unidad monetaria el “lek”, donde 8 leks equivalen a un dólar, la economía está planeada y dirigida de tal manera que el país limita sus importaciones a 250 millones de dólares, los cuales son utilizados en su mayor parte para la compra de maquinaria, refacciones y materia, equilibrando su balanza de pagos con las exportaciones que realiza, las cuales siempre son mayores a las importaciones.

 

A últimas fechas, el incremento comercial con los países occidentales, en particular con Austria, Francia, Grecia y Turquía, está compensando hasta cierto punto la pérdida de lazos con China. Se espera que en un futuro próximo se abran nuevas fronteras. Mientras tanto, ya se han empezado a ensanchar intercambios culturales y estudiantiles con estos países, principalmente Francia, y, a últimas fechas, Alemania.

 

 

Albania y la cultura

 

Con buenas escuelas y una excelente Universidad, Albania no se queda atrás en cultura. Grandes escritores, poetas y dramaturgos destacan en la literatura de este país balcánico. Entre los poetas sobresalen: Asdren, quien escribiera Salmos de un Monje (1930); Fisha, creador de El Laud de las Montañas, obra que escribiera por esa misma época.

 

Entre los narradores se encuentran: Ernest Koligi y Fogion Postolique, que escribieran las obras En Defensa de la Patria, (1928) y La flor del recuerdo, (1924). En la etapa subsiguiente a la implantación del régimen comunista, las figuras más destacadas han sido: Aleks Caci, Mark Ndoja, Veli Islami, Zihni Sako y el dramaturgo Koli Jakova, ajustándose, casi todos ellos a las directrices del realismo en el que viven y a las diversas vicisitudes adaptadas a las tradiciones literarias de su país.

 

 

Albania: sus ciudades y lugares

 

Albania, enclavada en la península de los Balcanes, colindando con Yugoslavia al norte y Grecia hacia el Sur, es un país sumamente agreste y montañoso. Sin embargo, sus tierras son bañadas por el Mar Adriático a lo largo de toda su costa. En Tirana (Tirane), la capital, la temperatura raramente sobrepasa los 30° C o baja de los 6° C. Esto hace que sea muy agradable el visitar este país en cualquier época del año. Ciudades y lugares preciosos para visitar; ciudades y lugares fascinantes como:

 

 

 

 

Apolonia: En tiempos romanos fue una próspera y gran ciudad que cuenta con hermosas ruinas, muchas de las cuales aún por excavar. Aquí, en este lugar, podemos ver lo que fue el Anfiteatro, una columnita de tiendas, un museo de objetos de arte y un monasterio, el cual es una iglesia de estilo bizantino que se cree haya sido construida en el siglo XIV. 

 

 

 

Breat: Es llamada “La Ciudad de las Mil Ventanas”. Construida en las laderas de una montaña, este es un pueblo pintoresco enclavado dentro de una fortaleza medieval. Los albaneses lo llaman el museo del pueblo.

 

Durres (Durazo, en español): Lugar de recreo y esparcimiento a la orilla del mar. Hermoso lugar de excelentes playas visitadas por los albaneses que aprovechan sus vacaciones. Aquí, en Durres, puede verse un Anfiteatro Romano, que se cree sea uno de los más grandes de Europa, faltando mucho aún por excavar.

 

Elbasan: En 40 años, ha pasado, de ser un pequeño pueblo, a una ciudad altamente industrializada con un gran complejo de fábricas de fierro y acero, así como de una industria cementera y una importante refinería.

 

 

 

 

Gjirocaster (Girocastro, en español): Se le ha dado el nombre de “La Ciudad Museo”. Aquí, muchas casa conservan el tradicional trabajo tallado en madera. Fue en este sitio donde naciera Enver Hoxha, máximo líder y Primer Secretario del Partido Comunista de Albania. El lugar donde naciera se ha convertido ahora en museo.

 

Korca: Situada entre montañas muy cerca de la frontera con Grecia, este pequeño pueblo es famoso por sus alfombras, y tapices, que compiten en prestigio y calidad con las famosas alfombras persas. Por otra parte, entre las cosas más típicas a ver en este pueblecito son su multitud de tienditas con sus aparadores, fachadas recién pintadas, elegantes parques y jardines públicos con un aire diferente a respirar.

 

 

Kruja: Visible a kilómetros a la redonda, Kruja es un pueblo medieval enclavado en la cima de una montaña. Fue el centro de la resistencia albanesa contra las fuerzas turco-otomanas. Resistencia que estuvo al mando de Skanderbeg, el héroe nacional.

 

Pogradec: Un lugar de recreo a orillas del Lago Orchid, junto a la frontera yugoslava. Este es uno de los centros vacacionales preferidos por los albaneses para pasar sus vacaciones de verano.

 

Saranda / Burint: “No hay ninguna pluma o lápiz que pueda hacer justicia a la costa sur de Albania”, escribió Lord Byron y es fecha que aún esta área permanece completamente virgen. Situada frente a Corfú, Saranda se ha caracterizado por una atmósfera particularmente relajada. Ideal para paseos matinales o de noche.

 

 

 

Shkodrë: Shkodra, en español. Pueblo lleno de museos, cada uno de ellos concernientes a un aspecto diferente de la cultura albanesa.

 

   

 

Tirana: La capital. Esta bella ciudad cuenta con 250, 000 habitantes y es el centro del gobierno desde 1920. Sus preciosas calles son algo de ensueño. Muchas de ellas de carácter antiguo son reminiscencia de pequeños pueblos provinciales franceses e italianos. Desde la guerra, el centro alrededor de la Plaza Skanderbeg ha sido reconstruido a gran escala con el Palacio de Cultura dominando el escenario. Los turistas y visitantes pueden apreciar y conocer la exhibición “La Albania de Hoy”, “El Museo Etnográfico” y “La Galería de Arte”.

 

 

 

Vlorë: Vlora, en español. No sólo es el mayor de los puertos, sino una ciudad de gran importancia histórica. Llamada la Ciudad Héroe (Heroica Ciudad) en 1962, fue aquí donde se reuniera la Asamblea que proclamara a Albania como Estado Independiente.

 

  

Como se ve, es mucho lo que hay que conocer de Albania. Su historia, su gente y su cultura hacen de este país un lugar digno y sumamente interesante para visitar. Pocos, muy pocos lo conocen. Pero, la gente amante de los viajes, deseosa de conocer otros mundos, otra gente y otras culturas, estarán de acuerdo en decir, después de conocer este país: ¡Qué hermosa es Albania!

 

 

Artículo aparecido en el periódico “El Porvenir” de Monterrey, México, el 23 de noviembre de 1986.

 

 

 

 

 


Volver a la Página de
De Aquí y Allá

 

 

      Páginas en Internet    

 

  Embajadas en México: Embajadas acreditadas en México

  ONU: Organización de las Naciones Unidas    

  OMS: Organización Mundial de la Salud

  ADI: Alzheimer’s Disease International

  RAE: Real Academia Española

  GP: Green Peace

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2014 / Derechos Reservados.