Ven a mi mundo /  

 

 

 

La enfermedad de Parkinson

 

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

El mal del Parkinson es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso que afecta las estructuras del cerebro encargadas del control y coordinación del movimiento, así como del mantenimiento del tono muscular y postural. Es una enfermedad neurológica que se asocia a rigidez muscular, dificultades para andar, temblor y alteraciones en la coordinación de movimientos. Los pacientes con esta enfermedad se caracterizan por su caminar lento y pausado, arrastrando los pies; por el temblor de sus miembros, principalmente las manos, cuando están en reposo; por el aumento en la resistencia a los movimientos pasivos, por una postura encorvada y rígida; y por una demencia orgánica progresiva.

 

 

 

El Parkinson es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso. Se trata de una enfermedad neurológica que se asocia a rigidez muscular, dificultades para andar, temblor y alteraciones en la coordinación de movimientos. La enfermedad debe su nombre a James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 describió lo que en aquel tiempo llamó Parálisis Agitante y que hoy en día conocemos como enfermedad de Parkinson. 

 

 

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

 

La enfermedad de Parkinson fue descrita por vez primera en 1817 por James Parkinson, un médico británico que publicó una ponencia sobre lo que él llamó "parálisis temblorosa". En ese documento, expone los síntomas principales de la enfermedad que posteriormente llevaría su nombre. La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurológica más bien de origen desconocido, pertenece a un grupo de condiciones llamadas desórdenes del sistema motor.

 

Los cuatros síntomas principales son el temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara; la rigidez de las extremidades y el tronco; la bradicinesia o lentitud de movimiento; y la inestabilidad de postura o la coordinación o balance afectados. A medida que estos síntomas se hacen más pronunciados, los pacientes pueden tener dificultad en caminar, hablar y realizar otras tareas simples. La enfermedad es de carácter crónico y progresivo, lo que significa que persiste por un largo periodo de tiempo, lo que significa que sus síntomas empeoran con el tiempo. No es contagiosa ni usualmente se hereda; es decir, no pasa directamente de un miembro de la familia o de una generación a otra.

 

 

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

 

La etiología del Parkinson pueden ser múltiples, pero su sintomatología, cualesquiera que sean sus causas, presenta las mismas marcadas características, entre las que destacan la rigidez muscular, los temblores, la lentitud y escasez de movimiento y la inestabilidad postural.

 

El paciente con Parkinson generalmente llega a la consulta presentando un temblor que aparece casi siempre en las manos y antebrazos; si se les pregunta qué les pasa, dicen que se sienten rígidos, con dolores difusos en músculos y articulaciones. Su voz es monótona, a menudo entrecortada. Sus movimientos son evidentemente menores y más torpes que una persona sana: Llama la atención que existe un aumento de la apertura de los párpados, que se asocia comúnmente a falta de parpadeo. La pérdida de los movimientos automáticos y asociados como por ejemplo la ausencia del balanceo de los brazos al caminar, demuestra el profundo desorden del movimiento que padecen estos enfermos.

 

 

Los síntomas iniciales

 

Los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson son sutiles y ocurren paulatinamente. Los pacientes pueden sentirse cansados o advertir un malestar general. Algunos pueden sentirse algo temblorosos y pueden tener dificultad en levantarse de su silla. Pueden notar que hablan con voz sumamente baja y que su caligrafía o escritura aparece apretada e irregular. Pueden perder conciencia de una palabra o pensamiento o pueden sentirse irritables y/o deprimidos sin razón aparente. Este periodo que se presenta muy inicial de la enfermedad puede durar por largo tiempo antes de que aparezcan síntomas más clásicos y obvios.

 

Los amigos o familiares pueden ser los primeros en darse cuenta de los cambios en la persona. Pueden notar que su cara carece de expresión o vida, como si fuera una máscara, o que la persona permanece en cierta posición por largo periodo de tiempo, o que le tiembla una mano, o que no mueve un brazo o una pierna normalmente. Quizás notan que la persona permanece inflexible, insegura e inusitadamente lenta.

 

A medida que progresa la enfermedad, el temblor, que afecta a la mayoría de los pacientes con Parkinson puede comenzar a interferir con las actividades de la vida cotidiana. Los pacientes muchas veces no pueden sostener bien los cubiertos a la hora de comer (tenedor, cuchara, vaso, plato) o tal vez no puedan agarrar una pluma o lápiz para escribir, o el temblor les dificulta leer el periódico.

 

El temblor de Parkinson puede empeorar cuando el paciente está relajado. Unos cuantos segundos después de que las manos descansan en una mesa, por ejemplo, el temblor es más pronunciado. Para la mayoría de los pacientes, el temblor es usualmente el síntoma que les lleva a buscar ayuda médica.

 

 

Principales síntomas

  • Rigidez muscular.

  • Temblor, puede ser de diferentes intensidades.

  • Falta de movimientos (Hipocinesia).

  • Les cuesta trabajo empezara andar.

  • Dificultades para caminar.

  • Lentitud de movimientos.

  • Mala estabilidad al estar parado, parece que pendulan.

  • Dificultades para terminar o reiniciar movimientos.

  • Falta de expresión de los músculos de la cara.

  • Falta de capacidad de estar sentado sin moverse (Acatisia).

  • Movimiento de los dedos como si estuvieran contando dinero.

  • Boca abierta, con dificultad para mantenerla cerrada.

  • Hablan en voz de baja y monótona.

  • Dificultad para escribir, para comer, o para movimientos finos.

  • Deterioro intelectual, a veces.

  • Estreñimiento

  • Depresión

  • Ansiedad

  • Atrofia muscular.

 

 

¿Hay otros síntomas?

 

Existen algunos otros síntomas que acompañan a la enfermedad de Parkinson; algunos son menores, otros más preocupantes. Muchos pueden tratarse con medicamento apropiado o con terapia física. Nadie puede pronosticar qué síntomas afectarán a un paciente en particular y la intensidad de los síntomas varía también de una persona a otra.

 

Entre otos de los síntomas se encuentran:

  • Depresión

  • Cambios emocionales.

  • Dificultad en tragar y masticar.

  • Cambios en la dicción.

  • Problemas urinarios o de estreñimiento.

  • Problemas cutáneos.

  • Problemas de dormir.

 

 

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?

 

Aunque no se conoce propiamente qué es lo que causa esta enfermedad, se sabe que la enfermedad de Parkinson es un proceso neurológico crónico cuyas causas son:

 

Una alteración progresiva en la sustancia nigra del mesencéfalo (ganglios basales y área extrapiramidal). Estas áreas son zonas nerviosas que controlan y coordinan los movimientos.  

  • Disminución de a dopamina cerebral. La dopamina es un sustancia neurotrasmisora, que trasmite los impulsos de unas células nerviosas a otras.

  • La deficiencia de dopamina se considera como la causa principal de los síntomas de esta enfermedad. La dopamina es un elemento que se encuentra en ciertas células cerebrales que gobiernan los movimientos, el equilibrio y el caminar.

 

Otra teoría, llamada de los "radicales libres" sostiene que estos elementos -moléculas inestables y potencialmente perjudiciales generadas por acciones químicas normales en el cuerpo- pueden contribuir a la muerte de las células nerviosas conduciendo así a la enfermedad de Parkinson. Muchos investigadores creen que una combinación de cuatro mecanismos -daño oxidativo, toxinas ambientales, predisposición genética y envejecimiento acelerado-  son finalmente los elementos que causan la enfermedad.

 

 

¿A quiénes da o afecta esta enfermedad?

 

La enfermedad de Parkinson ataca a todos por igual, sin importar sexo, estado civil o país de origen. Es una enfermedad que no conoce fronteras sociales, económicas o geográficas. Se desarrolla más comúnmente a partir de los 50 años. Por lo general, la edad promedio del inicio de los síntomas es a los 60 años; sin embargo, la incidencia se hace mayor a parir de los 65 años donde la taza es estimada de 1 de cada 100 personas.

 

Así mismo, es conveniente señalar que en los últimos años se han visto algunos casos llamados de “Parkinson precoz", cuando este se presenta en edades tempranas. Algunos han estimado que de un 5 a un 10 por ciento de los pacientes tienen menos de 40 años de edad.

 

En Estados Unidos se estima que la enfermedad de Parkinson afecta de un a un millón y medio de personas. Y, como se mencionó anteriormente, aunque el mal afecta a las personas mayores de 50 años, la enfermedad puede ocurrir antes de los 40 años de edad. Aproximadamente 10 por ciento de los casos se consideran de comienzo joven. En España hay unos 60,000 enfermos.

 

 

¿Qué tanto se presenta en nuestro país la enfermedad de Parkinson?

 

En México no se tienen datos fidedignos al respecto, pero teniendo en cuenta el incremento de la esperanza de vida de la población, parece probable que en un futuro próximo la enfermedad de Parkinson se observe cada vez con mayor frecuencia en nuestra sociedad.

 

 

¿Cómo llevar a cabo un buen diagnóstico?

 

El contexto de síntomas es muy característico, y para confirmar el diagnóstico se realizan varios tipos de pruebas y exámenes médicos, entre ellos un TAC que suele mostrar lesiones típicas en el mesencéfalo. Se debe tener en cuenta que la osteoporosis puede producir actitudes musculares similares a las del Parkinson. Por lo que el examen de los reflejos osteotendinosos, muy exagerados en el Parkinson, será imprescindible para el diagnóstico.

 

Aunque no haya pruebas específicas, hay varias maneras de diagnosticar la enfermedad de Parkinson. Normalmente el diagnóstico se basa en un examen neurológico que incluye la evaluación de los síntomas y su severidad. Podría ser necesaria una prueba de drogas anti-Parkinson si los síntomas fuesen lo suficientemente graves. También, si fuese necesario, podrían hacerse exámenes cerebrales para descartar otras enfermedades que tengan síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson.

 

 

¿Existe alguna cura o tratamiento?

 

Actualmente no existe remedio o cura para la enfermedad de Parkinson, aunque sí existen algunos medicamentos que hacen más leve el problema.

 

Hasta hace poco tiempo, el parkinsonismo solía tratarse con fármacos del grupo anticolinérgico, que tiene una acción antiespasmódico muscular. Sin embargo, en la actualidad, habiéndose descubierto que en las personas que padecen este mal existen en el cerebro una gran carencia de dopamina, sustancia a la que se atribuye la condición de facilitar los reflejos condicionados, se utilizan medicamentos que ayuden a suplir este deficiencia, entre ellos la Levodopa (llamado también L-dopa) y el Sinemet. Estos medicamentos actúan con resultados positivos en lo que se refiere a los movimientos y a la rigidez muscular; sus efectos sobre los temblores son menores. Con la administración de antihistamínicos se ha logrado mejorar también los temblores.

 

Con los medicamentos adecuados, ejercicio regular y una alimentación apropiada, el enfermo podrá llevar una vida normal, como mínimo, hasta unos diez años después de la aparición de la enfermedad. La intervención quirúrgica es un método muy poco habitual hoy en día para combatir la enfermedad por los considerables riesgos que implica. No obstante, algunos pacientes que han sido operados han registrado una mejoría transitoria, sobre todo en lo relativo a la rigidez y a los temblores.

 

 

¿Cuál es el pronóstico?

 

El Parkinson no tratado a tiempo es incapacitante y lleva a una muerte prematura. Los pacientes tratados mejoran claramente de los síntomas, pero la variabilidad de respuesta a los tratamientos es diversa y por ello el pronóstico de cada caso dependerá de la tolerancia a los tratamientos y su eficacia en cada caso.

 

Los problemas del tratamiento son:

  • Movimientos involuntarios

  • Nauseas o vómitos

  • Sequedad de mucosas

  • Cambios en comportamiento

  • Desorientación o confusión mental

  • Alucinaciones

  • Perdida de funciones mentales

 

 

Grupos de Apoyo

 

Es muy importante que tanto los familiares como los enfermos estén enterados de cómo se va presentando o desarrollando la enfermedad, por lo que se sugiere reunirse entre ellos mismos a fin de intercambiar experiencias y hacer la vida más ligera. Formar parte de un grupo de apoyo es estar en contacto con otra gente que tiene los mismos problemas que nosotros, ayudándonos a ver más claras las cosas y comprender mejor el problema.

 

 

Algunos datos:

 

   PARKINSON / Los números...    
     

 

  • Según las estadísticas disponibles, se estima que 7 millones de personas padecen Parkinson en todo el mundo.

  • Se estima que la Enfermedad de Parkinson afecta a una de cada mil personas en el mundo. Su prevalencia en las personas mayores de 65 años es del 1,6%. Según las estadísticas disponibles, se estima que 7 millones de personas padecen Parkinson en todo el mundo, lo que representa una cantidad mayor que el número de casos de esclerosis múltiple y de distrofia muscular combinados.

  • Esta enfermedad, no es un padecimiento raro. Por ejemplo, se calcula que sólo en los Estados Unidos cerca de un millón de individuos tienen la enfermedad de Parkinson y cada año aparecen 50 mil casos nuevos, mientras que en Canadá son quizá hasta 100 mil los individuos afectados. Los mismos informes sobre su frecuencia en Europa y en Gran Bretaña indican que hay aproximadamente 100 casos de enfermedad de Parkinson por cada 100 mil habitantes; esto es, 1% por ciento de la población.

  • En México, se calcula que el número de casos con la enfermedad de Parkinson sea de 500 mil personas.

  • Finalmente, de acuerdo a otros estudios se estima que en los cinco países más poblados de Europa Occidental y en los 10 países del mundo con mayor población, el número de personas de más de 50 años con Parkinson podría ser más del doble, y podría alcanzar el número de casos entre 8,7 y 9,3 millones para 2030.
     

   
 
 
 
 
 
   

* Datos tomados de fuentes varias.     

 

 

Información tomada de apuntes personales y fuentes varias.  

 

 


 

Correo-E

venamimundo@venamimundo.com
 
 


Volver a la Página de
Parkinson

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2014 / Derechos Reservados.