Ven a mi mundo /                 

 

 

 

 

 

Factores de riesgo

 

Federico Ortíz-Moreno *

 

 

Una de las grandes preguntas que se hace la gente es que tan probable es que yo tenga o pudiera tener algún tipo de demencia, sobre todo, ya cuando alguien más en la familia tiene o tuvo este problema. Pidiera decirse que hay varios factores de riesgo; pero, entre los factores que más destacan están: el sexo, la edad, la herencia y los traumatismos craneales

 

 

 

Saber qué tan probable pudiera uno contraer una demencia es una pregunta que muchos se hacen. Hasta ahora, los investigadores sugieren que hay varios factores de riesgo. Entre los factores que más destacan están: el sexo, la edad, la herencia y los traumatismos craneales. Esto significa que de acuerdo a estas variables, algunas personas tienen más probabilidad de padecer la enfermedad que otras. Sin embargo, hay que aclarar, que es improbable que la enfermedad pudiera atribuirse a una sola causa. Se dice, más bien, que hay una serie de factores que favorecen su desarrollo y que la importancia de algunos de estos factores difiere de una persona a otra.

 

 

Edad

 

La edad es el factor de riesgo más importante. Esto es, a mayor edad, más es el riesgo de padecer demencia.

 

Se estima que una de cada 10 personas de más de 65 años de edad y casi la mitad de los mayores de 85 padecen el mal de Alzheimer, y un pequeño porcentaje de adultos entre 30 años y 40 años también la desarrolla. Sin embargo, es importante notar que aunque las personas mayores suelen perder la memoria con el paso del tiempo, la inmensa mayoría de las personas de más de 80 años están mentalmente sanas.

 

Esto significa que aunque la probabilidad de padecer demencia, entre ellas el  Alzheimer aumenta con la edad, la vejez en sí no es la causa de la enfermedad. Sin embargo, estudios recientes sugieren que los problemas relacionados con la edad, como la arteriosclerosis, pueden ser factores agravantes de importancia. Además, ahora la gente ahora es más longeva; esto es, vive mucho más que antes, por lo cual el número de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia casi seguramente aumentará.

 

Los datos que se tienen refieren que entre el 60 y el 70% de los casos de Alzheimer son de inicio tardío, y que estos aumentan a medida que la gente sobrepasa los 65 años. El 20 o 30% de los casos de personas afectadas tiene una edad inferior. Un 10% aproximado de ellas, el inicio se presente entre los 50 a 59 años. Y, aunque es muy rara la aparición de la enfermedad de Alzheimer en personas menores a los 50 años, sí se dan casos, pero muy pocos. Tal vez de un 2 a 3%.

 

 

Sexo

 

En el caso del Alzheimer, la mayoría de los estudios indican que hay las mujeres tienen más predisposición a padecerla que los hombres. Sin embargo, esta afirmación puede llevar a confusiones ya que por lo general, en su conjunto, las mujeres viven más tiempo que los hombres. Por lo tanto, si las mujeres viven más tiempo que los hombres, es obvio que habrá un mayor número de gente de sexo femenino que pudiera desarrollar la enfermedad. Esto significa que si los hombres vivieran el mismo tiempo que las mujeres y no fallecieran por otras enfermedades o causas, el número de enfermos de Alzheimer sería el mismo para ambos sexos.

 

 

Factores genéticos o hereditarios

 

La existencia de antecedentes familiares es otro de los factores d riesgo. Se sabe que una de las preocupaciones fundamentales de las familias con personas aquejadas por la enfermedad de Alzheimer es saber si ésta es hereditaria o no; en otras palabras, qué tan probable es que la padezcan o no la padezcan. Hasta donde se sabe, aquellas personas que tienen un familiar directo afectado por esta enfermedad, se duplica entonces el riesgo de padecer Alzheimer, pero no necesariamente quiere decir que la ve a dar.

 

En un número muy limitado de familias la enfermedad de Alzheimer es un desorden genético dominante. Los miembros de estas familias heredan de uno de sus padres la parte de ADN (el material genético) que causa la enfermedad. En promedio, la mitad de los hijos de un padre afectado desarrollan la enfermedad.

 

Por otro lado, aunque cada vez hay más evidencias de que se trata de una enfermedad de origen multifactorial, cada vez se está insistiendo más en que pudiera haber un componente de tipo genético. Los investigadores han encontrado hasta el momento que algunos genes que de un modo u otro son los causantes de la enfermedad. Estos genes encuentran localizados en los cromosomas 1, 12, 14, 19 y 21.

 

Para los miembros de las familias que desarrollan la enfermedad de Alzheimer, la edad de aparición suele ser relativamente baja, normalmente entre los 35 y los 60. La aparición es bastante constante en el ámbito familiar. En este sentido, se ha descubierto una relación entre el cromosoma 21 y la enfermedad de Alzheimer. Ya que el síndrome de Down es causado por una anomalía en este cromosoma, si llegan a la edad madura muchos niños con el Síndrome de Down desarrollarán la enfermedad de Alzheimer, aunque puedan no presentar todos los síntomas.

 

Sin embargo, además del componente genético, no hay que pasar por alto otros factores como son los virus, agentes tóxicos o ambientales, metales, campos electromagnéticos, respuestas inflamatorias o golpes en la cabeza, los cuales que pudieran provocar en forma conjunta o aislada una disfunción en el sistema general del organismo y el comportamiento de la persona.

 

 

Traumatismo craneal

 

Hay evidencias para pensar que una persona que ha recibido un fuerte golpe en la cabeza puede tener más probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Este riesgo es más alto si en el momento de sufrir la lesión la persona tiene más de 50 años, si tiene un gen específico (apoE4) y si inmediatamente después del accidente ha perdido el conocimiento.

 

 

Otros factores

 

No hay ninguna evidencia concluyente que sugiera que cualquier grupo particular de personas tenga mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Raza, profesión, nacionalidad y posición socioeconómica no son factores determinantes para la enfermedad. Sin embargo, algunos de los últimos apuntan que las personas con un nivel de educación más alto tienen menor riesgo que aquellas con un nivel de educación más bajo.

 

  

Algunos datos:

 

   DEMENCIA / Los números...    
     

 

  • Existen varios tipos de demencias, entre las más conocidas se encuentra la enfermedad de Alzheimer, seguidas por otros tipos de demencias como la cerebrovascular, llamada también demencia por infarto múltiple; el mal de Parkinson, el Huntington, la enfermedad de Pick; la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.  

  • Hablando de demencias en general, a partir de 2013, había unos 44,4 millones de personas con demencia en todo el mundo. Este número se incrementará a unos 75,6 millones en 2030 y 135,5 millones en 2050. Gran parte del aumento será en los países en desarrollo. Ya un 62 % de personas con demencia viven en países en desarrollo, pero en 2050 este número subirá a 71%. El mayor crecimiento en la población anciana está teniendo lugar en China, la India y del sur de Asia y el Pacífico occidental.

  • El envejecimiento demográfico es un proceso en todo el mundo que muestra los una mejora en la atención médica durante el último siglo. Muchos están viviendo vidas más largas y más saludables por lo que la población mundial tiene una mayor proporción de personas mayores. La demencia afecta principalmente a personas mayores, aunque hay una conciencia creciente de casos que comienzan antes de los 65 años.

 

   
 
 
 
 
 
   

* Datos tomados de la ADI y otras fuentes.     

 

 

Información tomada de apuntes personales y fuentes varias.  

 

 


 

Correo-E

venamimundo@venamimundo.com
 
 


Volver a la Página de
Demencias

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2016 / Derechos Reservados.