/ / De Aquí y Allá  

 

 

 

 

Reloj Cucú *

 

 

 

 

 

Franz Anton Ketterer, el inventor...

 

 

El reloj de cuco,  popularmente conocido en el mundo de habla hispana como "reloj cucú", es un tipo de reloj provisto generalmente de péndulo y gong, que se caracteriza por tener una abertura por la cual, cada media hora, sale un pájaro autómata que emite un canto, cuyos sonidos se asemejan a la onomatopeya «cucú». El mecanismo para producir dicho sonido fue instalado en la mayoría de los relojes de cuco en el siglo XVIII y ha permanecido hasta el presente casi sin modificaciones.

 

Los comienzos de la Industria de la relojería de la Selva Negra en Alemania se remonta al siglo XVII, cuando se fabricó el primer reloj en Waldau. El primer reloj Cucu lo fabricó alrededor del año 1750 Franz Anton Ketterer en la Selva Negra, en Triberg, fue el primero que lo logró, hacer el sonido real del pájaro cucu por medio de dos fuelles, en los años siguientes se extendió la relojería rápidamente en la Selva Negra, con las invenciones e innovaciones y con los artesanos de la madera. Durante las largas semanas de invierno estos Artesanos talladores, tallaban las casitas de los cucus en sus casas.

 

En el Año 1808 ya vivían 688 Relojeros y 582 Vendedores de Relojes en Triberg y Neustadt. Los relojes CUCÚ fabricados en Invierno eran vendidos en el Verano en largos viajes en toda Europa, los Vendedores de Relojes eran todos unos personajes con sus vistosos vestidos y su forma de carga los relojes de pared y cucús en la espalda y su paraguas, eran igual en Paris o Londres, también en Odessa o Constantinopla, eran muy admirados y bien vistos personajes.

 

Desde esa época hasta hoy se ha desarrollado mucho esta Industria Relojera, desde la producción de los mecanismos y sus partes en fabricas ya modernizadas hasta las impresionantes tallas de la madera de los cucús, las cuales son todavía hechas como hace 200 años, por expertos maestros totalmente a mano, Todas las maderas de los relojes Cucú BOHNMATIC son secadas durante 30 años, las maderas usadas son Pino y Lindenholz.

 

Hoy en Día se fabrican en varias versiones, de un Día de Cuerda, de 8 Días de Cuerda,  de Pilas, con diferentes tipos de Casita, con figuras de Movimiento, Bailarines, Leñadores, Animalitos etc., tallados a mano. Por esto un reloj CUCÚ es sinónimo de estatus, además es una inversión que se valoriza día a día y son de gran duración, puesto que pasan de generación en generación.

 

En Alemania y Suiza se fabrican los tradicionales relojes cucú donde existen decenas de pequeñas y medianas empresas que elaboran relojes, o algunos componentes del mismo. La mayoría de estas empresas artesanales están situadas en la Selva Negra. En Suiza actualmente sólo hay un fabricante, si bien el reloj de cuco no fue inventado en Suiza.

 

Los relojes cucú mecánicos disponen de dos tipos de maquinaria: de un día y de ocho días. En los relojes equipados con el primer tipo de maquinaria hay que subir las pesas —de hierro fundido— una vez al día; en los segundos una vez por semana.

 

Conviene destacar que la mayoría de los relojes de cuco que se fabrican actualmente utilizan el sistema de pesas, muy pocos funcionan mediante cuerda. Aunque el mecanismo del cuco ha permanecido básicamente inalterado, su apariencia ha cambiado a medida que el diseño y las maquinarias de los relojes evolucionaban en la Selva Negra. En un principio muchos relojes cucú se hacían en el estilo típico de la Selva Negra, el cual presenta un panel de madera cuadrado y semicircular en la parte superior, donde estaba situada la puerta por la que salía el pájaro. Aún hoy sigue siendo uno de los recuerdos preferidos por los turistas que visitan Alemania, Austria o Suiza. El estilo “Chalet” se originó en las últimas décadas del siglo XIX, en Suiza, y en aquella época eran muy apreciados como recuerdos del país.

 

En la actualidad se están fabricando determinados relojes de cuco inspirados en estilos decorativos contemporáneos, tanto en Alemania como en otros países, especialmente en Italia. Estos relojes modernos se caracterizan por un diseño funcionalista, minimalista y esquemático.

 

El Siglo XX ha tecnificado notablemente la industria, la producción seriada desplazó la mano de obra, la robótica suplanta al ser humano, el cuarzo y sistemas numéricos reemplaza la electromecánica y la fibra óptica está a la orden del día ofreciendo una elevada tecnología, exacta, fría e indiferente que no tiene el empeño de Da Vinci ni la calidez del reloj de Huygens, la solemnidad armónica de un carillón o la alegría del cu-cu. Desapareciendo paulatinamente la hermosa esencia romántica de la artesanía.

 

 

* Alemania y Suiza se perfilan como los países donde se venden más este tipo de relojes.

 

 

 

 

 

En esta página podrán apreciar algunos de los moles de miles relojes cucu que existen en el mundo.

 

 

Música de fondo: “Viva Tirol”, música tradicional de esta región.

 

 

Fuente: Ar´tículo enviado por mi amigo Norberto Pochettino, quien reside en Buenos Aires, Argentina. 

 

 

 

 

 

 


Volver a la Página de
De Aquí y Allá

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2015 / Derechos Reservados.