/ / De Aquí y Allá  

 

 

 

 

Las parejas que discuten viven más tiempo

que las que reprimen su enfado *

 

 

 

 

 

Al parecer, discutir es bueno para la salud...

 

 

Ahora resulta que discutir, especialmente si es en pareja, es bueno para la salud, y que una buena riña a tiempo con el cónyuge no sólo no es perjudicial sino que, sorpresa, puede alargar considerablemente las expectativas de vida de los que discuten. Se trata, obviamente, de «discusiones» civilizadas, lejos de cualquier actitud violenta, riñas domésticas en las que ambas partes exponen (y tratan de solucionar) las inevitables diferencias que conlleva la vida en común. Estas son las conclusiones de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan y publicado en el último número “Journal of Family Communication”.

La investigación fue dirigida por Ernest Harburg, profesor emérito en La Escuela de Salud Pública y el Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan, en colaboración con Niko Kaciroti, del Centro para Crecimiento y Desarrollo Humano y Lilian Gleiberman, del Departamento de Medicina Interna de la misma institución.

 

192 parejas 

El estudio llevado a cabo por los investigadores revela que aquellas parejas en las que tanto el esposo como la esposa se callan y reprimen su enfado cuando se sienten «atacados» por el otro, viven menos y mueren más jóvenes que los miembros de parejas en las que uno o ambos miembros expresan abiertamente su enojo e intentan resolver los conflictos. 

Para realizar su trabajo, los investigadores siguieron de cerca las vicisitudes 192 parejas a lo largo de diecisiete años, después de lo que las dividieron en cuatro grupos bien diferenciados: en el primero de ellos los dos miembros de la pareja comunican abiertamente su ira; en el segundo y tercer grupo uno de los cónyuges expresa su enojo mientras que el otro lo suprime; y en el cuarto grupo tanto el esposo como la esposa interiorizan su ira y nunca llegan a sacarla a la superficie.

«La comparación entre las parejas en las que ambas personas suprimen su ira y los otros tres tipos de parejas es muy interesante», afirma Harburg. En el grupo en que ambos cónyuges suprimían su enojo hacia el otro ante un «ataque» que consideraban injusto, la muerte temprana fue dos veces más probable que entre todos los demás grupos juntos. De hecho, en el transcurso de los diecisiete años monitorizados, se produjeron trece fallecimientos entre las 26 parejas que nunca manifestaban su enfado.

 

 

 

 

 

Fuente: Nota tomada de “Hoy es”., España. 

 


Volver a la Página de
De Aquí y Allá

 

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2014 / Derechos Reservados.