Ven a mi mundo

 

  De aquí y allá     

 

 

El Espantapájaros *

 

 

 

Federico Ortíz-Moreno, L.Ps.

 

De niños nos fascinaban y nos llamaban mucho la atención, aunque uno que otro hermanito o compañero de escuela les tuviese miedo. Un espantapájaros es casi casi como una persona más, con la diferencia de que este no habla ni se puede mover. Un espantapájaros es como un muñeco,  un dispositivo con forma de figura humana, algo asó como un maniquí vestido con ropas viejas, que se utiliza para ahuyentar a los pájaros de los cultivos o sembradíos.

 

Y es que los pájaros, especialmente los cuervos, arrasan con todo. De ahí a que hay que espantarlos, y de ahí su nombre: Espantapájaros. Y si de animalitos o aves voladoras de trata, los cuervos, por ejemplo, no solamente se comen las semillas recién sembradas, sino que también se reúnen cada noche en grupos que comienzan siendo de media docena y uniéndose a ellos 20 ó 30 más hasta que acaban convirtiéndose en una enorme y ruidosa multitud. Además, tienen además la costumbre de volver al mismo lugar cada noche.

 

El uso de espantapájaros en algunas casas de campo no es nada nuevo. Ya en la  Household Cyclopedia (una guía para cuidado del hogar) de 1881 se hace la siguiente advertencia: “Varias clases de maquinaria, como pequeños molinos de viento se usan para asustar a los cuervos, sin embargo estos pronto acaban acostumbrándose a ellos. El método más efectivo de alejar a estos animales, al menos según demuestra la experiencia, es combinar el uso de uno u otro espantapájaros con el uso frecuente del mosquete. Nada provoca tanto terror en estos sagaces animales como la vista de un cazador seguida de la explosión de polvo de un arma, que saben son tan a menudo fatales para su especie”.

 

Y es que tal es su temor a ser cazados, que si uno de ellos se coloca sobre un dique u otro lugar destacado, durante mucho tiempo se mantendrá alejado de los alrededores. De todas formas, muchas personas consideran hoy en día que lo cuervos son más útiles al eliminar insectos y gusanos que dañinos al comerse el grano.

 

Además, los cuervos pueden ser un problema en los jardines en primavera. Pueden arrancar una hilera de maíz brotada recientemente para comerse las semillas restantes. En los Apalaches meridionales otro método común de asustar a un cuervo consiste en poner a un cuervo muerto colgando de un poste.

 

Estos son los nombres que se le dan a los “Espantapájaros” en otros idiomas: “Espantalho”, en  portugués; “Epouvantail”, en francés; “Spaventapasseri”, en italiano; “Scarecrow”, en inglés; “Vogelscheuche”, en alemán; “Fugleskremsel”, en noruego y “Madárijesztő”, en húngaro.

 

 

San Pedro Garza García, N.L. México  / Abril, 2011.

 

Música de fondo: “El espantapájaros azul”, Diego de Cossío.

   

Fuente: Artículo tomado de fuentes varias.

 


 

Volver a la Página de
De Aquí y Allá

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2011 / Derechos Reservados.