Ven a mi mundo

 

   De aquí y allá    

 

 

El dentista *

 

 

 

La sorpresa

 

 

¿No les ha pasado alguna vez que miran a otra persona de su misma edad y piensan: “...seguramente yo no puedo parecer tan vieja…?”.

Bueno, lean esta historia.

Mi nombre es Leticia Díaz y estaba sentada en la sala de espera del dentista para mi primera consulta con él.

En la pared estaba colgado su diploma, con su nombre completo.

De repente, recordé a un muchacho alto, buen mozo, pelo negro, que tenía el mismo nombre, y que estaba en mi clase del liceo, como 30 años atrás…

¿Podría ser el mismo chico por el cual yo estaba secretamente enamorada?

Pero después de verlo en el consultorio, rápidamente deseché esos pensamientos. Era un hombre pelón, canoso, y su cara estaba llena de arrugas, y lucía muy viejo como para haber sido mi compañero de clase.

Después que examinó mis dientes, le pregunté si había asistido al Liceo Escolar del Lago.

-Sí, Sí…!!! Sonrió con orgullo.

Le pregunté:


-¿Cuándo te graduaste?

Me contestó:


-...en 1975. ¿Por qué me lo preguntas?

Y yo le dije:
 

-¡Tú estabas en mi clase…!

 

El me miró detenidamente...............

Y entonces, ese

FEO,
CALVO,
ARRUGADO,
GORDO,
BARRIGÓN,
CANOSO,
DECREPITO,

INFELIZ

ME PREGUNTÓ:

-¿QUÉ MATERIA DABA USTED, PROFESORA?
 

      

Fuente: El presente relato me fue enviado por un buen amigo de Monterrey, Jacobo Escobar, compañero mío de universidad. 

 


 

Volver a la Página de
De Aquí y Allá

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2013 / Derechos Reservados.