Ven a mi mundo

 

   De aquí y allá    

 

 

Frases que hubieran podido cambiar el rumbo de la historia *

 

 

 

 

Marco A. Almazán

 

Esopo, hijito, deja de estar hablando con los animales, niño.

 

*

 

— Carlota, estoy pensando en la conveniencia de mandar al cuerno el dicho Imperio y restaurar la República. Podríamos fundar un Partido Revolucionario Institucional y lanzar la candidatura del señor Juárez. Yo me conformaría con la presidencia de dicho partido…

 

*

 

— Es verdad que Jehová nos prometió esta tierra, pero yo creo que sería mejor emigrar a Estados Unidos.

 

*

 

— Nada de cera, Ícaro, hijo mío. Ponle “resistol” a tus alas.

 

*

 

— ¡Cuidado, Sir Walter Raleigh! El humo inhalado de esa planta solanácea puede causar cáncer en los pulmones.

 

*

 

— Mire usted, don Hernán Cortés, ahórrese la molestia de quemarme los pies. Yo no tengo ningún tesoro, pero si quiere, le puedo dar la dirección de algún organismo descentralizado. A la larga rinde mucho más.

 

*

 

— Tú de postre come lo que quieras, Eva. Yo prefiero este plátano.

 

*

 

— Decidle a Fray Bartolomé de las Casas que por el momento no podemos llevar negros a las Indias, pues hemos iniciado una política de amistad y acercamiento con las naciones africanas.

 

*

 

— ¡No me importa que sea el avión presidencial o del archipámpano del Turquestán! Dígale usted al señor Kennedy que las condiciones meteorológicas nos impiden aterrizar en Dallas, y se acabó.

 

*

 

— Isaac, muchacho, no te pongas debajo de ese árbol, que el suelo está lleno de lodo y además te pude caer una manzana en la cabeza.

 

*

 

— ¡Nada de que coman pastel! Si el pueblo pide pan, dadles una tarjeta para la CONASUPO.

 

*

 

— Sí, don Cristóbal, sí. De acuerdo en que la tierra es redonda. Ahora, déjese poner esta camisita sin mangas y venga usted a conocer a un señor que dice ser Napoleón y a otro que cree estar hecho de cristal de Bohemia.

 

*

 

— Doctor Fleming, le ruego tomar nota de que la empresa no le paga a usted para que se pase el día entero contemplando embobado unos cultivos estropeados, a los que inclusive les ha salido moho.

 

*

 

De mamá Castro a papá Castro:

 

No chico, no. Esta noche estoy muy cansada…


 

Fuente: “Marco A. Almazán”, escritor y diplomático mexicano 1922 - 1991. Humorista de sátira fina y aguda.

      Columnista del periódico “Excélsior”, de la Ciudad de México y de “El Porvenir” de la ciudad de Monterrey, N.L.

      Tomado de “Los gormondios de Marfesia”.

 

 


 

Volver a la Página de
Marco A. Almazán

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2012 / Derechos Reservados.