Ven a mi mundo

 

  De aquí y allá     

 

 

Dónde y cómo se besan *

 

 

 

 

Marco A. Almazán

 

Después de un exhaustivo estudio llevado a cabo entre las clases más representativas de nuestra sociedad de consumo, logramos confeccionar la siguiente breve, pero enjundiosa monografía sobre dónde y cómo se besan diversas parejas:

 

 

Los esposos, en el aeropuerto, cuando el marido sale de viaje.


 

Los novios, en el cine.
 


 

Las parejas modernas, en la calle.
 


 

Las anticuadas, en la reja del balcón.
 


 

Los impacientes, en el taxi.
 


 

Los románticos, debajo de un paraguas.
 


 

Los sátiros, en las puertas de los internados.
 


 

Los lúgubres, en el cementerio.
 


 

Los sádicomasoquistas, al cruzar una avenida de intenso tráfico.
 


 

Los morbosos, debajo de una mesa de operación.
 


 

Los despistados, debajo de un automóvil, sin darse cuenta de que ya se lo llevó la grúa.
 


 

Los complicados, dentro de la manga negra de la cámara de un fotógrafo profesional.
 


 

Los místicos, en misa.
 

 

Los anticlericales, en un convento.
 


 

Los interesados, frente a la ventanilla de un banco.
 


 

Don José y su secretaria, en el despacho de don José.
 


 

Los tontos, detrás de una puerta.
 


 

Don Serapio y su cocinera, en la cocina.
 


 

Los gregarios, en el “Metro”.
 

 


 

Las parejas que han intimado en una fiesta, en el medio cuarto de baño debajo de la escalera.
 


 

Los chaparritos, subiéndose en una silla.
 


 

Los castos, en la frente.
 


 

Los turistas, en las ruinas, en la playa y en la cárcel. (Esto último cuando van a dar al bote, por inmorales, al haber sido sorprendidos besándose en las ruinas o en la playa).
 


 

Los adúlteros, en todas partes.
 


 

Los regiomontanos, en los codos.

 


 

Los voluptuosos, detrás de las rodillas.
 


 

Los suicidas, en el aire.
 


 

Los fetichistas, en los zapatos.
 


 

Los asépticos, en los consultorios de los dentistas.

 


 

Los locos, colgados de un cable de la luz.
 

* * *
 

Los enamorados, en cualquier parte.
 


 

Y los que llevan treinta años de casados, en ninguna.

 

 

 

 

 

 

 

 

Música de fondo: “El último beso”, tema de Polo, cantante mexicano ya fallecido.

 

 

Fuente: Marco A. Almazán, escritor y diplomático mexicano 1922 - 1991. Humorista de sátira fina y aguda.

     Columnista del periódico “Excélsior”, de la Ciudad de México y de “El Porvenir” de la ciudad de Monterrey, N.L.

     Tomado del libro “Pitos y Flautas”.

 

 


 

Volver a la Página de
Marco A. Almazán

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2011 / Derechos Reservados.