Ven a mi mundo

 

   De aquí y allá    

 

 

Aplicaciones del dedo índice *

 

 

 

 

Marco A. Almazán

 

Pocos dedos son tan útiles como el índice. Incluso, puede decirse que el índice es el más útil de los dedos. Una mano sin índice resulta tan imperfecta como un libro o un reloj sin ídem. Tan práctico y aprovechable es, que muchas veces su uso degenera en abuso, cuando no en franca exageración, como en el caso de algunos sistemas políticos, en que el índice todopoderoso suple o cuando menos señala rumbos al proceso electoral.


Analicemos algunas de las más importantes aplicaciones de este dedo eminentemente servicial y activo.

 


COMO ANEMOMETRO.- Cuando, humedecido con saliva y puesto en alto, nos indica la dirección del viento.

 

 

COMO TERMOMETRO.- Cuando, introducido en un líquido, nos proporciona información sobre su temperatura. De ser ésta muy elevada, invariablemente se lleva el índice a la boca y se chupa.
 

 

COMO PULSADOR.- Cuando se oprimen timbres, botones de ascensor, interruptores de la luz, dispositivos para hacer estallar una bomba, barrigas de amigos con quienes nos une amistad íntima, etcétera.

 

 

COMO ARMA OFENSIVO-DEFENSIVA.- Cuando se introduce en el ojo de algún contrincante. (En casos extremos también se utiliza el dedo de en medio, para poder introducir ambos en los dos ojos al mismo tiempo).

 

 

COMO ESCOBILLON.- Cuando se utiliza para la higiene y limpieza de la nariz y oído externo.

 

 

COMO MANIFESTADOR DE LOCURA AJENA.- Cuando, refiriéndose a alguien, se barrena con el dicho índice la propia sien.
 

 

COMO OBTURADOR.- Cuando se aplica al orificio de una tubería o de una llave por la que se sale el agua.
 

 

COMO MEDI DE EXPLORACION.- Cuando lo introducen los médicos en las cavidades naturales del hombre. Y de la mujer, claro.
 

 

COMO MEDIO DE INDENTIFICACION.- Cuando se aplica en mitad del propio pecho.

 

 

COMO INVITADOR A UNA BOFETADA.- Cuando se aplica en mitad –o a ambos lados- del pecho de una dama desconocida. Y también de las conocidas, como no sea la propia.

 

COMO INSPECTOR DE LIMPIEZA.- Cuando se pasa por la superficie empolvada de una mesa, una repisa, los brazos de un sillón, etcétera, a efecto de tener pruebas irrebatibles que permitan llamar la atención a la criada. O al señor de el asa, si éste es el encargado del aseo doméstico.
 

 

COMO INSTRUMENTO DE RIDICULO.- Cuando se introduce en el cuello de una botella y luego no puede uno sacarlo.

 

 

COMO MEDIO DE EXPRESION INFANTIL.- Cuando se pone en alto en clase, para indicar que se sabe la respuesta a una pregunta o que se tiene necesidad de ir a hacer pis.

 

COMO PINCEL.- Cuando se utiliza para escribir nombres o pintar monigotes o sobre la arena o en un cristal empañado.

 

 

COMO CINCEL.- Cuando se emplea para esculpir el ombligo en las estatuas de barro.

 

 

COMO INVESTIGADOR.- Cuando se pasa sobre una superficie en la que un letrero nos advierte que está recién cubierta de pintura fresca.

 

 

COMO REVOLVER IMAGINARIO.- Cuando se apunta, con el pulgar enhiesto, a una persona a quien quisiéramos pegarle un tiro de verdad.
 

 

COMO SEÑAL DE BORREGUISMO.- Cuando se levantan los diputados en el augusto recinto de la Cámara.

 

 

Como ven ustedes, son múltiples los usos y aplicaciones del dedo índice. Cuiden el suyo, tráiganlo siempre limpio y les rendirá un sinnúmero de servicios durante muchos años.
 

 

Fuente: “Marco A. Almazán”, escritor y diplomático mexicano 1922 - 1991. Humorista de sátira fina y aguda.

      Columnista del periódico “Excélsior”, de la Ciudad de México y de “El Porvenir” de la ciudad de Monterrey, N.L.

      Tomado de “Los gormondios de Marfesia”.

 

 


 

Volver a la Página de
Marco A. Almazán

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2012 / Derechos Reservados.