Ven a mi mundo

 

      

Apuntes

 

 

Frases célebres de Oscar Wilde *

 

 

 

Federico Ortíz Moreno

 

San Pedro Garza García, N.L. ; México

 

Enero 1, 2012

 

Uno de los escritores y dramaturgos más destacados que se conozca. Un hombre de fina pluma, sátira mordaz y crítica sutil. Un señor de la novela y el teatro. Un autor cuyos dramas y comedias dieron mucho que decir y que hoy, en nuestros días, cobran igual importancia. Novelista irlandés (para otros, inglés) cuyo nombre fue: Oscar Wilde.

 

Oscar Wilde, nació el 16 de octubre de 1954, poeta, escritor y dramaturgo, conocido por su gran ingenio y talento, supo ser una celebridad de su época. Fue famoso también por su gran habilidad como conversador, para muchos el mejor de su época, de donde aún hoy se citan ingeniosas e irónicas frases, entre las cuales destacan aquellas dirigidas a las mujeres y a las clases sociales de aquella época.

 

Las frases de Wilde

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas son algunas de sus frases

 

 

“Al fin y al cabo, el camino de la paradoja es el camino de la verdad. Para conocer la realidad es preciso verla en la cuerda floja. Hasta que las verdades no se hacen acróbatas no podemos juzgarlas”.

 

 “Cualquier hombre puede llegar a ser feliz con una mujer, con tal de que no la ame.”

 

“Cómo tener confianza en una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.”

 

“El único medio para librarse de la tentación es ceder a ella”.

 

“El verdadero misterio del mundo está en lo visible, no en lo invisible”.

 

“Es el problema de la esclavitud, y tratamos de resolverlo divirtiendo a los esclavos”.

 

“Hay dos tipos de mujeres: las feas y las que se pintan.”

 

“Hoy la gente sabe el ­precio de todo y el valor de nada”.

 

“Hoy por hoy, continuamente nos engañamos a nosotros mismos, y raramente conseguimos comprender a los demás”.

 

“La fuerza de las mujeres depende de que la psicología no puede explicarla. Los hombres pueden ser analizados; las mujeres sólo pueden ser amadas.”

 

“La muerte es la única cosa que nos aterra. Hoy en día se puede sobrevivir a todo, menos a ella”.

 

“La sociedad, _la sociedad civilizada, al menos_, nunca se siente demasiado dispuesta a creen en nada en detrimento de las personas ricas y sugestivas”.

 

“La única diferencia entre un capricho y una pasión para toda a vida, es que el capricho dura un poco más”.

 

“Las clases medias airean ­sus prejuicios morales en sus groseras pláticas de sobremesa, murmuran sobre lo que ellos llaman el libertinaje de sus superiores, con el fin de imaginarse que están en la alta sociedad, y en la más íntima relación con la gente que denigran”.

 

“Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.”

 

“Las mujeres nos aman por nuestros defectos. Si tuviéramos bastantes nos lo perdonarían todo, hasta nuestra inteligencia”.

 

“Las mujeres nos inspiran a hacer las más grandes obras, pero son ellas mismas quienes nos impiden hacerlas.”

 

“Las personas mueren y descubren, cuando ya es demasiado tarde, que lo único que se echa de menos son los propios errores”.

 

“Los hombres compensan la estupidez con la riqueza y el vicio con la hipocresía”.

 

“Los hombres interesantes son los que tienen un futuro. Las mujeres interesantes, las que tienen un pasado.”

 

“Los hombres siempre se empeñan en ser el primer amor de una mujer. Las mujeres prefieren ser la última novela de un hombre.”

 

Los jóvenes se empeñan en ser fieles y no lo son; los viejos tratan de no serlo, y no pueden”.

 

“Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan”.

 

“Me asombra que hayan definido al hombre como un animal racional- ¡Definición prematura, si las hay! El hombre es todo lo que quiera, menos racional!”

 

“Me interesan las personas más que los principios, sobre todo, aquellas que no tienen ninguno”.

 

“No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.”

 

“Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.”

 

Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie”.

 

“¡Qué afición tiene la gente de dar aquello de que está más necesitada!”.

 

“Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”.

 

“Siempre hay algo ridículo en as emocione de aquellas personas a las que hemos dejado de querer”.

 

“Temo que las mujeres tengan una especial predilección por la crueldad, la buena crueldad franca y categórica. Son de un primitivismo admirable en cuestión de instintos”.

 

“¿Y qué vida llevan esas personas que se las echan de morales? Tú olvidas, querido, que estamos en la tierra natal de los hipócritas”.

 

 

 

 

Tomado de fuentes varias

 


 

Volver a la Página de
Apuntes

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2010 / Derechos Reservados.