Ven a mi mundo

 

      

Apuntes

 

 

Frases célebres de Julio Cortázar *

 

 

 

 

Federico Ortíz Moreno

 

Nació bajo el nombre de Jules Florencio Cortázar, el 26 de agosto de 1914 en Bélgica. Es considerado uno de las más grandes plumas de habla hispana del siglo XX, tanto por su trabajo en el relato corto, como en otras expresiones de nuestra lengua. Hijo de padres argentinos, a los cuatro años Julio Cortázar se desplazó con ellos a Argentina, para radicarse en la provincia andina de Mendoza. Fue ahí donde se crió y escribió buena parte de su obra, ya en su edad adulta.

Tras completar sus estudios primarios, siguió los de magisterio y letras y durante cinco años fue maestro rural.
En la década del cincuenta se trasladó a París, gracias a una beca que consiguió. Concluida ésta, su trabajo como traductor de la Unesco le permitió afincarse definitivamente en la capital francesa, ciudad donde vivió gran parte de su tiempo a partir de ese momento y en la que murió en Febrero de 1984.


 

Más sobre Cortázar 

 

Julio Florencio Cortázar Descotte nació en Ixelles, Bélgica el 26 de agosto de 1914, muriendo en París, el 12 de febrero de 1984. Hijo de Julio Cortázar y María Herminia Descotte. “Mi nacimiento (en Bruselas) fue un producto del turismo y la diplomacia”, declaró años después. En ese entonces Bruselas estaba ocupada por los alemanes. Dicho sea de paso, este importante personaje de la literatura nació en la embajada argentina.

 

Cortázar fue un escritor, traductor e intelectual argentino nacido en Bélgica y nacionalizado francés. Se le considera uno de los autores más innovadores y originales de su tiempo, maestro del relato corto, la prosa poética y la narración breve en general, comparable a Jorge Luis Borges, Antón Chéjov o Edgar Allan Poe, y creador de importantes novelas que inauguraron una nueva forma de hacer literatura en el mundo hispano, rompiendo los moldes clásicos mediante narraciones que escapan de la linealidad temporal y donde los personajes adquieren una autonomía y una profundidad psicológica, pocas veces vista hasta entonces.

 

La literatura de Cortázar parte del cuestionamiento vital, cercano a los planteamientos existencialistas, en obras de marcado carácter experimental, que lo convierten en uno de los mayores innovadores de la lengua y la narrativa en lengua castellana. Como en Borges, sus relatos ahondan en lo fantástico, aunque sin abandonar por ello el referente de la realidad cotidiana, por lo que sus obras tienen siempre una deuda abierta con el surrealismo.

 

Cortázar vivió casi toda su vida en Argentina y buena parte en París, ciudad en la que se estableció en 1951, en la que ambientó algunas de sus obras, y donde finalmente murió. En 1981 se le otorgó la ciudadanía francesa. Cortázar también vivió en Italia, España y Suiza.

 

 

Obras destacadas

  • Rayuela (1963)

  • Bestiario (1951)

  • Historias de Cronopios y de Famas (1962)

  • Todos los fuegos el fuego (1966)

  • 62 / Modelo para armar (1968)

  • Octaedro (1974)

  • La vuelta al día en ochenta mundos, 1967


Las frases de Cortázar

 

Surrealista, poético e inigualable, lo mejor de Julio Cortázar nos llega desde el legado de sus palabras de las cuales pudiéramos citar 15 frases:

 

  • Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.

  • Cada vez iré sintiendo menos y recordando más

  • En literatura no hay temas buenos ni temas malos, hay tan sólo temas bien o mal tratados.

  • En realidad las cosas verdaderamente difíciles son todo lo que la gente cree poder hacer a cada momento.

  • Fui una letra de tango para tu indiferente melodía.

  • ¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?

  • La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.

  • Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.

  • Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo.

  • Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.

  • No renuncio a nada, simplemente hago lo que puedo para que las cosas me renuncien a mí.

  • Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte.

  • Todo dura siempre un poco más de lo que debería.

  • Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo.

  • Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.

 

Julio Florencio Cortázar Descotte. Escritor argentino  / 1914-1984.

 

Tomado de fuentes varias.

 


 

Volver a la Página de
Apuntes

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2013 / Derechos Reservados.