Ven a mi mundo

 

 Apuntes       

 

 

La baraja española *

 

 

 

La llamada baraja española consiste en un mazo de 48 naipes o cartas, clasificados en cuatro palos y cada uno numerado del 1 al 12. Lo más frecuente es que los mazos no tengan los números 8 y 9, por lo que solamente tienen 40 naipes. Las figuras de la baraja española corresponden a los números 10, 11 y 12, y se llaman “sota”, “caballo” y “rey” respectivamente y, a diferencia de la baraja francesa, se representan de cuerpo entero. El 1 se llama “As” en muchos juegos, nombre que proviene del latín as, que quiere decir uno. Ciertos mazos incluyen además 2 comodines.

 

Los cuatro palos son: oros, copas, espadas y bastos (en su respectivo orden ascendente). Para ciertos juegos se dividen en palos cortos (oros y copas) y largos (bastos y espadas). El recuadro que rodea la figura tiene una señal, en los lados más cortos, para distinguir el palo de que se trate sin desplegar del todo las cartas: en los oros es una línea continua, en las copas hay una interrupción, en las espadas dos y en los bastos tres. Esta señal se llama “la pinta” y ha dejado la expresión: “le conocí por la pinta”. El equivalente en la baraja francesa, son las figuritas que hay debajo del número.

 

Esta baraja es la base de las cartas del tarot, salvo que a las 48 cartas de la baraja española (lo que se llaman los “arcanos menores”) se les añade el 10 de cada palo (sin prescindir de la sota) y los llamados “arcanos mayores”, que son los que, generalmente, se usan para la adivinación.

 

Su origen es árabe. Antiguamente no tenía comodines y a veces constaba de 14 naipes por cada palo: diez números y cuatro figuras, incluyendo la reina. Al estar numeradas también las figuras, a la reina le correspondía el número 13, lo que no era conveniente en un juego en el que interviene a menudo la superstición, por lo que hubo que suprimir dos cartas (reina y diez) para que ninguna tuviera ese fatídico número, de modo que resultó la baraja de nueve números y tres figuras que suman doce.

 

En la sociedad de la época los palos tenían cierto significado. La burguesía (ricos) eran los oros, el clero eran las copas (cáliz), las espadas eran el ejército y los bastos eran el pueblo (pobres cercanos a la naturaleza, el cultivo).

 

Hay correspondencia de palos con la baraja francesa. Los tréboles son las hojas del basto, los diamantes son riqueza como el oro, las picas o pinos son la punta de las lanzas y el corazón de Jesús se corresponde con el cáliz.

 

 

No cualquier baraja

 

Para jugar a las cartas es obvio que se necesitaba contar con un mazo de ellas. Y, por extraño que parezca, no cualquiera podía adquirirlas, para ello se necesitaba autorización real. Era obligatorio para imprimir naipes de juego en España la autorización real, que se daba cuando la fábrica cumplía ciertas normas que aseguraban que los naipes estaban impresos con las suficientes garantías de homogeneidad como para que no hubiera posibilidad de hacer trampas en los juegos, cuestión que preocupaba a las autoridades porque podía provocar graves problemas de orden público.

 

 

Diseños

 

El diseño más difundido actualmente de la baraja española, lo realizo un fabricante de papel en la fábrica de cartulina “Pont Nou” en Beceite (Teruel). Vendió la patente y los derechos a Heraclio Fournier, además de proveer de la cartulina para elaborar los naipes.

 

Sin embargo, hay muchos tipos de diseño para la baraja española. Estos varían entre regiones de España y América Latina. Las figuras cambian de unas épocas a otras: los caballos pueden estar montados por caballeros o por amazonas, éstas, en ciertos casos, ligeras de ropa. Las sotas pueden ser relativamente ambiguas respecto a su sexo; de hecho, siempre se tratan como género femenino, aunque suelen vestir como varones, pero no llevan barba.

 

En los modelos mexicanos, originalmente diseñados por Don Clemente, la sota es una figura femenina, en las barajas españolas antiguas, como en el modelo catalán, la sota se representa por un varón.

 

 

Música de fondo: “Jota aragonesa”, música tradicional española.

 

 

Documento tomado de fuentes varias, especialmente de España.

 


Volver a la Página de
Apuntes

 


 

Volver a la Página de
INICIO

 

© 2012 / Derechos Reservados.